Inicio / Entrada de Blog / Un oasis de esperanza. Por Gustavo Catalán Deus

Un oasis de esperanza. Por Gustavo Catalán Deus

Un oasis de esperanza. Por Gustavo Catalán Deus

No hay nada más agradable mientras se ojea la prensa que llegar al oasis de las páginas de Sociedad. Es allí, donde se sitúan las noticias sobre ciencia y medio ambiente, el lugar en el que es posible detenerse para saborear algunas de las novedades que nos trae este mundo tan miserable que hemos dejado en las páginas anteriores. Si no fuera por esas noticias, positivas unas, esperanzadoras otras y motivadoras casi todas, el mundo sería sólo un pañuelo de lágrimas.


Los avances de la Humanidad son los saltos que se dan en la ciencia y la tecnología. Y para seguir creando confianza y esperanza hay que dar a conocer a la ciudadanía que pese a todo, avanzamos.


Sin embargo, las páginas dedicadas a la Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente son cada día más escasas. El oasis está siendo víctima no sólo del cambio climático, también de la escasez de espacio. Y como hay poco espacio, tampoco hacen falta los profesionales que lo trabajan.


En estos últimos cuatro años estamos viviendo en los medios españoles una implosión de los profesionales que se dedicaban a esta tarea. Decenas de buenos profesionales, con experiencia y formación en estas materias han sido despedidos o trasladados a otras áreas informativas.


Mientras que las páginas de Nacional, Economía e Internacional no han perdido espacio, dedicado casi en su integridad a los casos de corrupción e incompetencia de todos los administradores, las páginas de Sociedad -las de nuestra existencia- merman mes tras mes.  No es extraño que la ciudadanía se muestre cada vez más alejada de la clase política y económica, puesto que de ella no surge más que la miseria incomprensible que cada día da otra vuelta de tuerca a la inmoralidad.


La información científica es una gran herramienta que, puesta disposición de la ciudadanía, puede crear puentes de unión entre ese mundo que antes era empírico y el mundo real de los seres humanos. De hecho, esa unión que ya se había producido años atrás empieza a disolverse ante la falta de informaciones científicas en los grandes medios generalistas.


Entre la tediosidad de las “noticias” políticas y la falta de una información que realmente nos interese no es de extrañar que los medios impresos vendan cada día menos. Hay otros factores, pero el del distanciamiento con los lectores interesados en los grandes y pequeños descubrimientos que afectan realmente a sus vidas, es uno de los más decisivos.


Y lo peor es que la Ciencia no llega a la ciudadanía, que se diluye el saber en un mundo saturado de malas noticias y que los profesionales que las cuentan están en dique seco. ¿Para cuándo los medios van a servir realmente a los lectores? 


Gustavo Catalán Deus es periodista ambiental y Premio Nacional de Medio Ambiente

(Sin votaciones)
Cargando…