Inicio / Entrada de Blog / El control del colesterol reduce el alzhéimer

El control del colesterol reduce el alzhéimer

Mucho se dice que las malas noticias nunca vienen de a una…siempre son de a dos o tres, en muchos casos.

Pero, al revés, resulta que en los últimos días he conocido dos muy buenas noticias que para mí, operado del corazón hace un año, tienen mucha importancia: he logrado reducir el colesterol malo aumentado el bueno y, con ese éxito, parece que mantengo a raya al temido Alzheimer.
Dicho de otra forma, los altos niveles de colesterol “bueno” o HDL y los bajos del “malo” (LDL) en el torrente sanguíneo están relacionados estrechamente con los de placas amiloides en el cerebro que son la marca distintiva del alzhéimer, una enfermedad neurológica, progresiva e incurable.

En realidad, se sospechaba desde hace un tiempo que existía una vinculación entre la causa de las enfermedades cardiovasculares y el Alzheimer y que este nexo eran los niveles de colesterol y los de las placas amiloides que se depositan en el cerebro.

Un investigador analiza un cerebro humano enfermo de alzhéimer.
EFE/Fernando Alvarado

Pero eran sólo sospechas y ahora un estudio realizado por investigadores del Centro de Enfermedades del Alzheimer (CDA) en la Universidad de California ha confirmado de manera específica esta malhadada relación y que al eliminarla se pueden matar dos pájaros de un tiro.

“La desproporción del colesterol podría estar causando altos niveles de amiloides que contribuyen al Alzheimer, de la misma forma que ésta es un factor en las enfermedades del corazón”, según explica Bruce Reed, uno de los autores del estudio difundido por la revista JAMA Neurology.

Charles DeCarli, director del CDA, señala que la gente puede ahora determinar su buena salud durante la vejez al limitar las lesiones cerebro-vasculares mediante el control de la presión arterial, es decir de los niveles de colesterol cuyo desequilibrio es la causa principal de los problemas cardíacos.

Pero en esto de las noticias hay algunas que pueden ser muy buenas para unos y muy malas para otros.

Después de la operación de corazón abierto durante la que se me aplicaron cinco desvíos coronarios el médico me prohibió terminantemente fumar pues el tabaco es una causa de los problemas cardíacos, además del cáncer pulmonar.

He obedecido la orden de manera fiel y eso me ha permitido no solo mantener un buen estado de forma física sino que también he ahorrado el dinero que me gastaba en cigarrillos y en caramelos aromáticos para que no me sorprendieran abusando de ese mal hábito.

Por ello es que no me ha provocado escozor la sugerencia hecha por la publicación New England Journal of Medicine que sostiene que si se triplican los impuestos al cigarrillo en todo el mundo se reduciría el número de fumadores en un tercio.

EFE/JULIAN STRATENSCHULTE 

 


Pero lo que es más importante, la medida ayudaría a impedir la muerte prematura de unos 200 millones de personas este siglo, ya sea de cáncer u otras enfermedades, entre ellas las cardíacas, según la revista.

La medida sería especialmente efectiva en países pobres y de ingreso medio donde el cigarrillo más barato es un producto relativamente asequible y donde continúa aumentando el número de fumadores, afirma Prabhat Jha, director del Centro Global de Investigaciones para la Salud.

La revista consigna que tanto en Estados Unidos como en Canadá, cada año mueren 200.000 personas menores de 70 años debido al consumo y si solo se duplicara el precio de los cigarrillos se evitarían al menos 70.000 de esos fallecimientos.

“La muerte y los impuestos son una cuestión inevitable, pero no tiene porqué ser en ese orden. El mayor impuesto al tabaco es la intervención más efectiva para reducir los niveles de la adicción y frenar a los futuros fumadores”, según afirma.

Como decía: una muy mala noticia para los fumadores empedernidos y muy buena para quienes promueven un ambiente libre de humo cancerígeno.
(Sin votaciones)
Cargando…