Inicio / Entrada de Blog / El Crowdlending ha venido para quedarse

El Crowdlending ha venido para quedarse

El Crowdlending ha venido para quedarse

Por Eloi Noya, para EFEfuturo.- El acceso a la financiación por parte de las pequeñas y medianas empresas de este país ha sido tradicionalmente proporcionado por las entidades financieras. Debido a la crisis financiera de los últimos años y el cierre crediticio que ésta ha comportado, este acceso a la financiación bancaria se ha endurecido enormemente, suponiendo en algunos casos el cierre de empresas con viabilidad económica.


A diferencia de las grandes empresas, que además de la financiación bancaria tienen también acceso a los mercados de capitales (Bolsa, emisión de deuda), para las pymes el acceso a estos mercados está vetado por el inconveniente que suponen sus altos costes, tanto financieros como regulatorios.


El avance de las tecnologías, la necesidad de romper con la dependencia del crédito bancario y un mercado inversor más evolucionado posibilitó la aparición en los países anglosajones y norteamericanos de una vía alternativa de financiación, el crowdlending o peer-to-peer lending. Este sistema permite a través de una plataforma online que inversores presten directamente a personas o empresas que solicitan financiación. La industria del crowdlending ha evolucionado en estos países hasta el punto de que, por el lado inversor, están participando tanto pequeños ahorradores como grupos de inversión más potentes como Family Offices, inversores corporativos e institucionales (fondos de inversión y fondos de pensiones).


Pese a que este sector tiene poco tiempo de vida ha crecido muy rápidamente a nivel mundial, duplicando en 2013 su volumen hasta los 5.100 millones de $. Sin embargo, no hay que sorprenderse por las cifras. Y es que el crowdlending no solo es una iniciativa financiera favorable para las pequeñas y medianas empresas, sino que es una gran oportunidad para los inversores. El crowdlending representa para el inversor un nuevo e interesante activo. A través de plataformas como LoanBook, líder en España en cuanto a número de préstamos a pymes realizados, el inversor puede prestar su dinero reduciendo considerablemente el riesgo, ya que los préstamos se realizan a muy corto plazo (entre 3 y 12 meses), y al mismo tiempo mantiene una elevada diversificación gracias al bajo importe mínimo de inversión (100 euros). De este modo, puede llegar a obtener una elevada rentabilidad para cualquier escalón de riesgo asumido (entre un 6% a un 8% aproximadamente), la cual será superior si se compara con un conjunto de activos para el mismo perfil de riesgo.


En este sector destaca el Marketplace de LoanBook que en solo 4 meses ha intermediado más de 800.000 euros posicionándose como líder en crowdlending en España. En la plataforma, una treintena de inversores han financiado conjuntamente 32 operaciones de préstamo a un plazo medio de 90 días, beneficiando a un total de 14 pymes. 


El crowdlending, por tanto, se ha convertido en una vía de financiación de lo más atractiva, alternativa a las tradicionales que ofrece el sector bancario. Pero sería un error pensar que las plataformas de crowdlending desaparecerán si se resuelven las restricciones crediticias. El crowdlending ha venido para quedarse ya que no solo permite a las pymes dar la espalda a la dependencia bancaria sino que representa también un activo muy interesante para los inversores que quieren sumarse a las opciones que ofrece este mercado de crédito y que les permite controlar a dónde va su dinero. A diferencia del equity crowdfunding (por naturaleza mucho más arriesgado), el crowdlending en general tiene un activo subyacente de mejor calidad, como hemos visto, y una rentabilidad muy interesante y predecible con la adecuada diversificación.


Muestra de todo ello es el hecho de que el Gobierno ya ha tomado cartas en el asunto para regular el sector con una serie de medidas que ya están siendo estudiadas por este tipo de plataformas en España. A la espera de conocer más detalles, el anteproyecto del Gobierno supone un reconocimiento al sector como vehículo válido para el acceso a la financiación de las pymes, y debería potenciar el crowdlending como una forma de inversión habitual como ocurre en otros países, donde, como hemos comentado, inversores de todos los segmentos participan en esta forma de financiación.


 

Eloi Noya, Director de Créditos y Riesgo

(Sin votaciones)
Cargando…