Inicio / Entrada de Blog / El hierro de los primeros artefactos conocidos proviene del espacio exterior

El hierro de los primeros artefactos conocidos proviene del espacio exterior

El hierro de los primeros artefactos conocidos proviene del espacio exterior

Para los antiguos egipcios, el metal procedente de los meteoritos era considerado tan valioso como el oro y las piedras preciosas.


 

Un equipo de investigadores ha demostrado que las cuentas de hierro con que está hechos un antiguos collares egipcio  de cinco mil años de antigüedad se elaboraron a partir de trozos de meteoritos, en lugar de mineral de hierro terrestre. Los objetos, que tienen su origen en el espacio exterior, también son anteriores a la aparición de la fundición de hierro en dos milenios.

Cuidadosamente amartilladas hasta formar láminas delgadas antes de rodarlas para conseguir formar tubular, las nueve cuentas -con más de 5.000 años de edad- fueron colgadas originalmente en un collar junto con otros minerales exóticos como el oro y las piedras preciosas, lo que revela el alto valor que se le daba a este material en la antigüedad. “La forma de las cuentas se obtuvo mediante forja y laminación. Lo más probable es que necesitaran múltiples ciclos de martilleo, y no usaron las técnicas tradicionales del trabajo con piedras como tallar o perforar, que se utilizaba en otras cuentas presentes en la misma tumba “, comenta el profesor Thilo Rehren de la Universidad de Qatar, autor principal del artículo que sobré estima acaba de publicar la revista Journal of Archaeological Science.

Los resultados del equipo demuestran que en el cuarto milenio antes de Cristo los metalúrgicos ya habían dominado la forja del hierro meteórico, una aleación de hierro-níquel mucho más dura y más frágil que la de cobre, más comúnmente utilizada. Por lo tanto, los trabajadores metalúrgicos ya tenían casi dos milenios de experiencia en el trabajo con el hierro meteorítico antes de que se comenzase con la fundición de hierro, que fue introducida a mediados del segundo milenio antes de Cristo. Este conocimiento previo fue esencial para el desarrollo de la fundición y la producción de este metal a partir de mineral de hierro, lo que permitió que el hierro reemplazara al cobre y al bronce como uno de los principales metales usados.

Procedentes de un yacimiento excavado en 1911, un cementerio pre-dinástico cerca de la aldea de el-Gerzeh, en el Bajo Egipto, las cuentas ya estaban completamente corroídas cuando fueron descubiertas. Por ello el equipo debió utilizar métodos de rayos x para determinar si las piezas eran en realidad de hierro meteórico y no de magnetita, que a menudo se puede confundir con el hierro corroído debido a que tienen propiedades similares.

Mediante la exploración de las cuentas con un haz de neutrones y rayos gamma, el equipo fue capaz de revelar la textura única y también la alta concentración de níquel, cobalto, fósforo y germanio -que sólo se encuentra en pequeñas cantidades en derivados de mineral de hierro- característico del hierro meteórico. De este modo no tuvieron que intentar un análisis invasivo que podría dañar estos objetos raros tan antiguos.

El profesor Rehren añadió que “lo realmente emocionante de esta investigación es que estábamos por primera vez en condiciones de demostrar de manera concluyente que existían elementos traza típicos como el cobalto y el germanio presentes en estas cuentas en cantidades que sólo se encuentran en el hierro meteórico. También estamos contentos porque hemos sido capaces de ver la estructura interna de las cuentas, revelando así el modo en el que fueron golpeadas y rodadas hasta conseguir su forma. Esta técnica es muy diferente de la tecnología de perforación de los granos de metal con piedras que utilizaban comúnmente, y refleja que los herreros tenían una comprensión avanzada de cómo podían trabajar este material utilizando técnicas bastante difíciles”.

 

 

 

 
(Sin votaciones)
Cargando…