Inicio / Entrada de Blog / El mapa del universo local

El mapa del universo local


 

Un equipo de investigadores produce un vídeo que muestra las posiciones y los movimientos de miles de galaxias en un entorno de cientos de millones de años luz de la Vía Láctea.

En uno de los trabajos científicos más espectaculares de los últimos años, un equipo internacional de investigadores ha elaborado una cosmografía del universo local, una especie de mapa dinámico de situación y movimiento en 3D de miles de galaxias dentro de un cubo de 380 millones de años luz en torno a nuestra Vía Láctea.

Para facilitar la comprensión sobre el lugar que ocupa nuestra morada cósmica en su contexto, los científicos han hecho uso del vídeo como herramienta de visualización. El resultado es una película de 17 minutos y medio de duración. Sobre un fondo musical de piano que refuerza la sensación de infinitud, la voz de la astrónoma de la Universidad de Lyon (Francia) Hélène Courtois, autora principal del estudio, explica cómo los movimientos de esa hipotética cámara virtual nos acercan y nos alejan de nuestra galaxia, apenas una mota en un entramado increíblemente complejo de materia visible y oscura, vacíos y galaxias agrupadas en cúmulos, supercúmulos y filamentos.

Desde hace años, los astrónomos saben que el universo a nuestro alrededor no es un espacio vacío salpicado por galaxias al azar como oasis en un desierto. Muy al contrario, el universo recuerda a una urbe densamente poblada y muy estructurada, donde las galaxias se agrupan en supercúmulos que forman filamentos uniendo grandes espacios relativamente vacíos y donde no solo existe la materia que podemos ver, sino que la mayoría del contenido del universo está cuajado por una misteriosa materia oscura, invisible para nosotros, cuya existencia solo conocemos por el efecto de su gravedad sobre los objetos celestes.

 



 

Para estudiar la urbanización del universo y la distribución de sus barrios, científicos de varias instituciones coordinadas por el Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawái crearon en 2006 el proyecto Cosmic Flows, con el ambicioso objetivo de “confeccionar mapas del 2% del universo”, según expone Courtois a Efe. “Esto puede parecer algo minúsculo, pero la cosmografía que ahora presentamos corresponde a un 1% y ha llevado seis años de trabajo de equipo”, detalla.

Como punto de partida, los investigadores tomaron los datos de los catálogos de galaxias ya disponibles, reuniendo así un total de “30.000 galaxias en un cubo de 380 millones de años luz [de longitud de lado]”, especifica Courtois. “Pero solo tenemos una medida precisa del movimiento para 2.000 de ellas”, aclara. Con todo este ingente material, los científicos emplearon un software de vídeo para reconstruir sus posiciones y sus movimientos, dotando a la película de dinamismo y de orientación a través de zooms, rotaciones y desplazamientos.

La novedad del trabajo, según Courtois, estriba en que “por primera vez se muestra la cartografía de los movimientos a tan gran escala en el universo, y por primera vez esto se presenta en 3D en una película. Esta cosmografía es casi como medir la tectónica de los continentes”, compara la astrónoma. El trabajo se publicará próximamente en la revista The Astronomical Journal.

El vídeo comienza con una especie de planisferio celeste, una proyección en plano de ese 1% del universo que comprende el trabajo. De inmediato la miríada de puntos, cada uno de los cuales corresponde a una galaxia, despega del plano y ocupa su lugar en el espacio, pasando a la representación tridimensional. Comienza así un alucinante vuelo virtual en el que la Vía Láctea es solo un punto más entre cúmulos galácticos como los de Virgo y Fornax, filamentos de supercúmulos como los de Perseo-Piscis y Pavo-Indus, o regiones relativamente despejadas como el llamado Vacío Local.

Como principales conclusiones del trabajo, Courtois destaca: “Ahora tenemos una buena vista de dónde estamos y adónde vamos, además de una confirmación del modelo estándar de la formación de galaxias”. Pero el vídeo transmite algo más. Sobre la sensación de nuestra pequeñez en la inmensidad del espacio, es inevitable constatar que no ocupamos un lugar privilegiado. La Vía Láctea aparece como una más de tantas, y ni siquiera en una región de gran densidad. No vivimos en un Manhattan cósmico, sino en las afueras de todo. No somos la capital del universo.

“Cada día miro la majestuosa belleza de estas galaxias”, reflexiona la científica. “Estoy acostumbrada a observar decenas de miles, pero hay probablemente cientos de miles de millones, y cada una contiene cientos de miles de millones de estrellas, muchas de ellas como nuestro sol y probablemente con su corte de planetas”, prosigue. “Nuestro filamento de galaxias, o supercúmulo, tiene un aspecto similar a cualquier otro de los filamentos que conocemos. Nuestra galaxia se parece mucho a cualquiera de las galaxias en espiral que observo. Y nuestro sol es como muchas otras estrellas en nuestra galaxia”.

“No puedo creer que estemos solos en el universo”, concluye.
(Sin votaciones)
Cargando…