Inicio / Entrada de Blog / El meteorito Allende guarda las claves sobre la formación nuestro sistema solar

El meteorito Allende guarda las claves sobre la formación nuestro sistema solar

En este video, en time lapse, puede verse la primera semana de vida de una supernova y la intensidad del brillo que produce su explosión.


 

Un nuevo examen al meteorito Allende, que cayó a la Tierra en 1969, ha revelado que proviene de la explosión de una supernova, y no del campo de escombros que siguió a la formación del Sol y que ayudó a crear la Tierra o la Luna. Este descubrimiento, basado en la composición isotópica del meteorito, refuerza la hipotésis de que la primera materia que contribuyó a la formación de nuestro sistema solar provino de la explosión de una supernova.

Los científicos están de acuerdo en que nuestro sistema solar se formó aproximadamente hace cuatro mil quinientos millones de años. Pero explicar exactamente lo que pasó sigue siendo cuestión de debates. La mayoría de científicos coinciden en que probablemente fue el resultado de la explosión de una o más estrellas, ya que la materia pesada que compone nuestro planeta está presente cuando se forman las estrellas, y cuando éstas explotan como una supernova.

Ahora, un equipo conjunto de investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore y de la Universidad Estatal de Arizona ha encontrado evidencias isotópicas de una supernova en el interior de un meteorito que cayó a la Tierra en 1969. En su artículo, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, el equipo describe cómo encontraron isótopos en el meteorito Allende que difieren de los encontrados en la Tierra o en la Luna, lo que sugiere que vinieron directamente de una supernova en lugar de proceder del campo de escombros que contribuyó a la formación del sistema solar.

 


El meorito Allende, de medio kilo de peso,  debe su nombre al poblado mexicano del estado de Chihuahua donde cayó en 1969.


Los isótopos son átomos de un mismo elemento pero que en sus núcleos tienen una cantidad distinta de neutrones y, por lo tanto, difieren en su masa atómica. Los isótopos inestables son útiles para estimar la edad de rocas y materia orgánica. En este caso, la investigación ha tenido en cuenta que los  isótopos de los materiales más pesados que el níquel experimentan tres procesos (p-, s- y r-). En este nuevo trabajo, los investigadores encontraron isótopos dentro del meteorito Allende que se ajustan al proceso r- lo que, sostienen, sugiere que ese material isotópico muy probablemente surgió directamente cuando explotó una supernova. El resto del meteorito, la capa exterior, probablemente se produjo con los restos de una explosión ocurrida algún tiempo después, y corresponde a los otros dos procesos. Este descubrimiento añade nuevos detalles a las teorías sobre la forma en que nuestro sistema solar llegó a existir.

Una teoría sugiere que la explosión de una sola supernova dio lugar a la creación de nuestro sol, y más tarde la los planetas con los restos de esa única  explosión. Otro sugiere que nuestro Sol y el resto del sistema solar podrían haber sido creados por la explosión de más de una supernova, y que la materia residual de estas explosiones se fusionó creando los planetas.  El material analizado en el meteorito Allende ayuda a matizar esta teoría, estrechando la ventana en la que se pudieron suceder estas dos explosiones a un lapso de tiempo relativamente pequeño, tal vez tan pequeño como de 20.000 a 50.000 años.

Estos pedazos de materia encontrados dentro del meteorito, conocidos como inclusiones, constituyen algunos de los materiales más antiguos de nuestro sistema solar, y por ahora ofrecen la mejor prueba posible para entender lo que estaba ocurriendo y cómo se estaba creando nuestro sistema solar.

 

 
(Sin votaciones)
Cargando…