Inicio / Entrada de Blog / El meteorito de Chelyabinsk chocó con otro objeto antes de caer a la Tierra o se acercó demasiado al Sol

El meteorito de Chelyabinsk chocó con otro objeto antes de caer a la Tierra o se acercó demasiado al Sol


 

El meteorito de Chelyabinsk, que cayó el pasado el 15 de febrero en esa ciudad rusa, chocó antes con otro cuerpo del sistema solar o se acercó demasiado al Sol antes de caer a la Tierra, según un estudio realizado por el Instituto de Geología y Mineralogía de Novosibirsk (IGM).

Los investigadores han analizado fragmentos del meteorito, cuyo cuerpo principal cayó al fondo del lago Chebarkul. Aunque todas las piezas están compuestas de los mismos minerales, la estructura y la textura de algunos  muestran que el meteorito había sido sometido a un intenso proceso de fusión antes de las temperaturas altas cuando se entra en la atmósfera de nuestro planeta.

Estamos hablando del mayor impacto sufrido en la Tierra por un fenómeno de esta naturaleza en los últimos cien años. Sus dimensiones eran de 15 metros de diámetro cuando alcanzó la atmósfera, tenía una masa de 7.000 toneladas y liberó energía equivalente a 500 kilotones. Causó heridas a 1.200 personas y originó importantes daños en los edificios de la ciudad.

“El meteorito que cayó cerca de Chelyabinsk es de un tipo conocido como condrita LL5. Resulta bastante común que éstos sean sometidos a un proceso de fusión antes de que caigan a la Tierra. Seguramente significa que hubo una colisión entre el meteorito y otro cuerpo en el sistema solar o que se acercó al Sol”, explica Victor Sharygin, del IGM, uno de los autores de la investigación.

Tomando como referencia su color y estructura, los científicos han clasificado los fragmentos de meteorito. La mayoría de los fragmentos hallados son más claros, pero los oscuros se encuentran en número creciente a lo largo de la trayectoria del meteorito, con mayor número cerca de su impacto con la Tierra.

Los fragmentos oscuros incluyen una gran proporción de material de grano fino y su estructura, textura y composición mineral muestran que se formaron por un proceso de fusión muy intensa, bien por una colisión con otro cuerpo o por su proximidad al Sol. Este material es distinto a la “corteza de fusión”, la capa delgada de material en la superficie del meteorito que se funde y a continuación se solidifica a medida que viaja a través de la atmósfera de la Tierra.

 



“De los muchos fragmentos que hemos estado analizando, sólo tres muestras oscuras exhiben fuertes evidencias de metamorfismo anterior y fusión. No obstante, muchos fragmentos fueron recogidos por los habitantes de la ciudad. Esperamos conocer más cuando se analice el cuerpo principal del meteorito”, asegura Sharygin.

El material de grano fino de los fragmentos oscuros también difiere de las otras muestras. El equipo además encontró pequeñas cantidades de elementos del grupo del platino en la corteza de fusión del meteorito, que identificaron como una aleación de osmio, iridio y platino.

“Creemos que la aparición de este mineral en la corteza de fusión puede estar relacionado con cambios en la composición de metal durante los procesos de fusión y oxidación cuando el meteorito entró en contacto con el oxígeno del aire”, aclara Sharygin.
(Sin votaciones)
Cargando…