Inicio / Entrada de Blog / El reloj biológico de las personas con depresión está alterado a nivel celular

El reloj biológico de las personas con depresión está alterado a nivel celular

El reloj biológico de las personas con depresión está alterado a nivel celular
 

Investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) han hallado las primeras evidencias de la alteración del reloj biológico en las personas con depresión, incluso a nivel de la actividad de los genes de las células cerebrales. El hallazgo de los cambios del ritmo circadiano abre la puerta a encontrar mejores tratamientos para una enfermedad que afecta a más de 350 millones en todo el mundo.

El cerebro cronometra nuestras actividades y sintoniza todas las células al ritmo de noche/día, luz/oscuridad. Es un sistema para que el ser humano esté en sincronía con el mundo, para controlar el apetito, el sueño o los estados de ánimo. Este proceso ha sido revisado gracias a los datos recogidos en cerebros donados a la ciencia por personas con depresión y sin ella. Los resultados de este estudio de la Universidad de Michigan y de otras instituciones ha sido publicados en “Proceedings of the National Academy of Sciences”.

En un cerebro normal, el patrón de actividad de los genes en un momento dado del día resulta tan claro que incluso puede llegar a utilizarse para estimar con precisión la hora de la muerte, aspecto que podría usarse en medicina forense. El estudio ha revelado que en los pacientes con depresión severa el reloj circadiano estaba tan perturbado que la actividad celular no correspondía con los patrones de noche y día.

Para la investigación se han tenido en cuenta cerebros obtenidos al poco tiempo de la muerte y la información clínica del individuo. El autor principal, Jun Li, explica que los genes estaban activos en el momento del fallecimiento. En total se han analizado 12.000 transcripciones de genes aislados de seis regiones del cerebro de 55 personas sin depresión. En cambio, al estudiar los cerebros de 34 personas con depresión el resultado varió.

“Nos dimos cuenta de que muchos de los genes que muestran ciclos de 24 horas en los individuos normales eran genes de ritmo circadiano bien conocidos, pero en las personas con depresión no se sincronizan con el día solar. Es como si estuvieran viviendo en una zona horaria diferente a la que murieron”, aclara Li.

Huda Akil, otro de los investigadores, cree que la ciencia debe usar esta información para ayudar a encontrar nuevas formas de predecir la depresión, el tratamiento particular para cada paciente e incluso hallar medicamentos: “Una posibilidad podría ser la identificación de biomarcadores para la depresión, moléculas indicadoras que se pueden detectar en la sangre, la piel o el cabello”.
(Sin votaciones)
Cargando…