Inicio / Entrada de Blog / El satélite Swift localiza 100.000 nuevas fuentes cósmicas de rayos X

El satélite Swift localiza 100.000 nuevas fuentes cósmicas de rayos X

El satélite Swift localiza 100.000 nuevas fuentes cósmicas de rayos X
 

La imagen muestra las nuevas fuentes de rayos X en el catálogo de fuentes de rayos X Swift. Se puede ver claramente una mayor concentración de fuentes a lo largo del plano de nuestra Galaxia y hacia su centro. Los colores más azules muestran las fuentes de rayos X de energía más altas, los colores más rojos son para las fuentes de energía más bajas. Crédito: Evans (Universidad de Leicester)


 

Un equipo internacional liderado por la Universidad de Leicester acaba de editar una lista de más de 150.000 estrellas de alta energía y galaxias que son las principales fuentes de rayos X celestes.  La relación, publicada en el Astrophysical Journal, es el resultado de ocho años de trabajo analizando los datos del satélite Swift, y será un recurso vital para los futuros estudios astronómicos.

Utilizando el telescopio de rayos X instalado a bordo del satélite Swift, puesto en órbita en su día por italianos, norteamericanos y británicos, el equipo ha analizado ocho años de los datos recabados por este telescopio para hacer el primer catálogo “Swift Punto de Origen de Rayos X”. Además de proporcionar las posiciones de casi cien mil fuentes de rayos X antes desconocidas, el equipo también han analizado la variabilidad y los colores de los rayos X emitidos por estas fuentes, con el fin de ayudar a comprender el origen de su emisión y, también, para ayudar en la clasificación de los objetos raros y exóticos. Todos los datos, incluyendo curvas de luz y espectros están disponibles online aquí: http://www.swift.ac.uk/1SXPS/

El satélite Swift de la NASA fue lanzado en noviembre de 2004 para estudiar las explosiones de rayos gamma, GRBs, unas explosiones estelares tremendamente potentes mediante las que podemos ver nuevamente la época en la que el universo tenía sólo una pequeña parte de su edad actual. Swift ha sido una de las herramientas astronómicas más productivas desde que se puso en marcha, y ha revolucionado la investigación de las GRBs. El telescopio de rayos X de Swift ha jugado un papel clave en estos descubrimientos, pero al igual que busca los resplandores de GRBs, el telescopio también ve casualmente muchas otras fuentes de rayos X no relacionadas que entran en su campo de visión. Como Swift está diseñado para ser capaz de responder con velocidad a las GRBs, que se desvanecen con mucha rapidez, es especialmente ágil y autónomo, y capaz de localizar en el plazo aproximado de un minuto un nuevo objetivo.

Esto ha permitido al telescopio de Swift observar una parte mucho mayor del cielo de la que habían analizado hasta ahora los grandes observatorios de rayos X europeos y estadounidenses. Por esta razón se ha encontrado un gran número de fuentes de rayos X que no se conocían, a un coste mucho más bajo que el que supondría haberlas buscado desde la Tierra. La cámara de rayos X utilizada en este trabajo se construyó en la Universidad de Leicester, siguiendo la tradición, que ya tiene 50 años, de proveer a las misiones espaciales de equipos especialmente sensibles. En este caso, la cámara utilizada fue montada con los CCDs de repuesto de un instrumento espacial anterior, lo que permitió ahorrar costes. Estos CCDs son como los que utilizan las cámaras fotográficas digitales, pero con un diseño optimizado para la detección de rayos X.

 


Ésta es una imagen del cielo de rayos X tras un estallido de rayos gamma el 29 de julio de 2006. La imagen es de casi medio grado de diámetro, el mismo tamaño que la luna llena. En esta larga exposición, de un millón de segundos, se pueden ver muchas fuentes de rayos X celestes. Están codificados por colores según su color de rayos X (rojo para los rayos X de baja energía, azul para las energías más altas). Crédito: Evans (Universidad de Leicester)


Las estrellas y las galaxias emiten rayos X debido a que en ellas los electrones se muevan a velocidades extremadamente altas, ya sea porque están muy calientes (a más de un millón de grados), o porque los campos magnéticos los aceleran extremadamente. Otra causa subyacente suele ser la gravedad: el gas puede ser comprimido y se calienta a medida que se aproxima a los agujeros negros, las estrellas de neutrones o las enanas blancas, o cuando está atrapado en los campos magnéticos turbulentos que generan estrellas como nuestro Sol. La mayoría de las fuentes de rayos X recientemente descubiertas se espera que señalen la presencia de agujeros negros supermasivos en los centros de grandes galaxias que están a muchos millones de años luz de la Tierra. Pero el catálogo también contiene objetos transitorios (explosiones que emiten X rayos de corta duración) que pueden provenir de bengalas estelares o supernovas.

A pesar de que la única energía de Swift es la que obtiene de sus placas solares, se espera que este satélite continúe observando las explosiones de rayos Gamma y otras fuentes de rayos X celestes durante muchos años, lo que permitirá al equipo de investigadores ir actualizando su catálogo paulatinamente.

 
(Sin votaciones)
Cargando…