Inicio / Entrada de Blog / El trípode, el ayudante indispensable en casi todas las ocasiones

El trípode, el ayudante indispensable en casi todas las ocasiones

El trípode, el ayudante indispensable en casi todas las ocasiones
Txema Ruiz, (@txemaruiz) periodista de EFEfuturo/EFEverde, experto en fotografía y economía
Txema Ruiz, periodista de EFEfuturo/EFEverde, experto en fotografía y economía


Si el flash puede ser un compañero a veces complicado de usar, el trípode es mucho más sencillo en su uso, aunque algo más “pesado” a la hora de transportar. Sin embargo, en la mayor parte de ocasiones es imprescindible.

Fotografía con trípode


La gran ayuda que supone poder fijar la cámara con firmeza y evitar los movimientos indeseados que estropeen una buena toma debe ser apreciada en toda su dimensión.

Pero antes, una de las primeras cosas que hay que tener en cuenta a la hora de adquirir un trípode es saber con certeza para qué tipo de equipo se va a usar. Para una cámara compacta, de poco peso, no hará falta una inversión muy alta; bastará con un pequeño trípode de aluminio.

Sin embargo, se va a usar una cámara réflex, a la que se van a adaptar objetivos de cierto peso, habrá que hacerse con un trípode que soporte más peso. Por encima de los 1,5 kilogramos.

La ventaja del trípode es que permite fijar la cámara sin que se tenga que mantener a pulso lo que en exposiciones largas, por ejemplo en fotografía nocturna, es absolutamente necesario, ya que cualquier movimiento del dispositivo, por muy leve que sea, estropea la foto. EFEfuturo
txr/msr
(Sin votaciones)
Cargando…