Inicio / Entrada de Blog / Encuentran un bebé de dinosaurio inusualmente completo

Encuentran un bebé de dinosaurio inusualmente completo

El Parque Provincial de Dinosaurios de Alberta, donde ha sido encontrado el bebé de Chasmosaurus, ha sido declarado Patrimonio Mundial de la Unesco.


 

Hasta ahora los bebés dinosaurios sólo han aparecido en las series infantiles de dibujos animados, pero un equipo de científicos ha descubierto los restos fosilizados casi completos de un bebé dinosaurio con cuernos. Se trata de un ejemplar de muy corta edad de un Chasmosaurus, y la importancia de su descubrimiento estriba en que está proporcionando a los paleontólogos una idea más real de cómo crecían e iban cambiando con la edad estos animales prehistóricos.

Encontrar los restos fosilizados de un dinosaurio joven es algo excepcionalmente raro, como explica el profesor Phil Currie, de la Universidad de Alberta, en Canadá: “Los más grandes suelen preservarse mejor, porque no han sido comidos ni destruidos por otros animales. En las excavaciones  siempre esperas que te vas a encontrar algo pequeño, y que eso será un dinosaurio, pero pocas veces ocurre”.

El equipo de campo estaba examinando una excavación en el famoso Parque Provincial de los Dinosaurios, en Alberta, cuando el profesor Currie creyó que había encontrado parte del caparazón de una tortuga que sobresalía en la ladera. En una inspección posterior comprobaron que se trataba de elementos del volante huesudo de un bebé con cuernos de dinosaurio. Previamente ya se habían encontrado en las inmediaciones toda una serie de huesos aislados de jóvenes Ceratosaurus, pero los huesos individuales no son de mucha ayuda para los científicos que quieren aprender cómo cambiaban las proporciones del cuerpo de los dinosaurios mientras estos reptiles crecían.

Después de haber concluido la excavación se dieron cuenta de que disponían de un espécimen entero, prácticamente completo, al que sólo le faltaban las extremidades anteriores. De hecho, el esqueleto estaba tan bien conservado que todavía existe un rastro de su piel escamosa preservada como una impresión en la matriz de la roca circundante. Los científicos no tuvieron ninguna dificultad en identificar este dinosaurio como un Chasmosaurus belli, un pariente lejano de los más conocidos Triceratops.

El equipo de investigación estima que este pequeño dinosaurio tenía unos tres años cuando murió. Habría tardado otros quince años, más o menos, en alcanzar la madurez. Si hubiera llegado a la edad adulta habría medido más de cinco metros de largo,  y hubiera pesado más que un elefante indio. Aunque todavía un bebé, este dinosaurio tenía más de 1,5 metros de longitud. Los sedimentos en los que se ha conservado el material fósil indican que había un entorno acuoso, y la falta de cualquier evidencia de depredación, o de ser devorado por animales carroñeros, sugiere que este pequeño dinosaurio probablemente se ahogó y el cuerpo quedó enterrado con relativa rapidez. El Profesor Currie cree que “es posible que acabara quedando atrapado por alguna corriente de agua cuando se alejo de su entorno habitual”.

 


El fósil intacto del bebé de dinosaurio fue recientemente descubierto en Alberta. Las diversas herramientas colocadas alrededor del fósil dan una idea de la escala. Imagen: Philip J. Currie, Robert Holmes, Michael Ryan Clive Coy, Eva B.


Este espécimen recién descubierto ayudará a los paleontólogos a entender un poco más sobre la ontogenia (crecimiento) de los dinosaurios ornitisquios. Un examen del volante huesudo del bebé de Chasmosaurus ha revelado que era muy diferente en comparación al de un adulto maduro. Curiosamente, las patas que se conservan revelan que la proporción de estos miembros no cambia mucho a medida que crecen los animales. Los tiranosáuridos, como el agresivo T. rex, sí que tenían un aspecto muy desgarbado cuando eran jóvenes. Las patas eran desproporcionadamente más largas en los jóvenes que en los adultos. Presumiblemente, las patas largas de los jóvenes les ayudaban a poder seguir a los adultos de la manada, o tal vez evitar ser comidos por otros depredadores.

Este joven espécimen ha permitido establecer diferencias en la forma en la que crecían los dinosaurios herbívoros como el Chasmosaurus con los carnívoros Terópodos. El profesor Currie comenta que durante el crecimiento “en los  Chasmosaurus las proporciones son esencialmente las mismas, lo que probablemente significa que los adultos nunca se movían demasiado rápido. Estos animales nunca tuvieron la necesidad de correr para mantenerse al lado de los adultos”. Es muy probable que si este joven se hubiera quedado cerca de los adultos en su rebaño, los animales más grandes, más pesados, habrían actuado como un considerable elemento disuasorio ante cualquier fantasía de los Terópodos sobre comerse un bebé Chasmosaurus .
(Sin votaciones)
Cargando…