Inicio / Entrada de Blog / Nueva era espacial para Estados Unidos

Nueva era espacial para Estados Unidos

En julio de 1969 Estados Unidos hizo realidad la promesa del presidente John Kennedy de poner un hombre en la Luna. Casi cincuenta años después, los estadounidenses se prometen volver al espacio y llevar a Marte a un ser humano en una de sus propias naves.

¿Será verdad tanta belleza? No mucho. Desde 1972, tras cesar el programa Apolo, el hombre no ha pasado más allá de los vuelos orbitales sin haber vuelto a hollar la superficie del satélite natural.

Hasta que la semana pasada el prototipo de la nave Orion descendió sobre el Pacífico tras su primer vuelo de prueba sin tripulantes, muchos pensaban que el sueño era irrealizable, sobre todo después de que la NASA retiró los transbordadores que armaron y abastecieron a la Estación Espacial Internacional (EEI) y dejó esa tarea en manos de Rusia. 

La cápsula, que viaja a 24.000 kilómetros por hora, dará dos vueltas a la Tierra a una distancia de 5.793 kilómetros del planeta, unas 15 veces más lejos que la distancia a la Estación Espacial Internacional (EEI), en un recorrido que durará unas cuatro horas. NASA. 


Pero ahora, los científicos de la NASA y los que colaboran en sus investigaciones, están felices porque este país parece recuperar el liderazgo y porque en un futuro cercano ya no se tendrá que depender de los rivales rusos para mantener el complejo que a 400 kilómetros de la Tierra es el principal centro de experimentación espacial.

La nave Orion giró en torno a la Tierra a más de 5.700 kilómetros, una distancia a la cual no había llegado nunca una nave de la NASA desde la misión Apolo 17 a la Luna, en 1972. Los grandes objetivos de la prueba fueron determinar la capacidad del escudo térmico de la nave, que soportó sin problemas las enormes temperaturas del ingreso a la atmósfera así como los paracaídas que frenaron su descenso sobre el mar.

“Estamos aquí una vez más…a la cabeza de la exploración del sistema solar”, dijo el director del programa Orion de la NASA después de que la nave, que tendrá una capacidad de carga muy superior a los transbordadores, cumpliera sin contratiempos más de cuatro órbitas terrestres y se depositase suavemente en el mar.

La nueva nave de EEUU


Rob Navas, el portavoz de la misión, se desprendió de su habitual frialdad para comentar las noticias de la agencia espacial y afirmó lleno de optimismo: “Aquí tienen ustedes a la nueva nave espacial de Estados Unidos”.

Mike Curie, otro de los portavoces de la NASA, auguró también después de la partida de la nave desde Cabo Cañaveral y antes de que finalizara la operación que “Orion es la alborada de la nueva era de exploración espacial de Estados Unidos”.

Pero no se puede esperar que todo sucederá en un futuro muy cercano. Según los científicos espaciales estadounidenses, tendrán que pasar muchos años antes de que comience el largo viaje hacia Marte.
Como ejemplo señalan que recién en 2018 se realizará un segundo vuelo de prueba de Orion y que el siguiente, con tripulantes a bordo, se llevará a cabo en 2021.

Después, en algún año del decenio siguiente, la NASA proyecta lanzarse a la caza de un asteroide con una nave robótica que llevará a ese “vagabundo espacial” hasta Orion, cuyos tripulantes procederán a estudiar su material constituyente.

¿Marte? Tal vez en el decenio de 2030 y si la NASA tiene éxito en su alianza con la empresa privada para llevar a la práctica sus ambiciosos planes, y si consigue más fondos de parte del gobierno para una tarea que a muchos parece poco práctica en momentos en que los problemas en la Tierra son mucho más inmediatos y graves.
De momento, la alianza con la empresa privada parece haber dado frutos pues el principal contratista de la NASA fue Lockheed Martin, que construyó la nave, y otra compañía formada por Lockheed Martin y Boeing, fabricó el cohete que puso a Orion en órbita.

Hay que recordar que las primeras incursiones de la empresa privada en la exploración espacial han sido menos que exitosas. En octubre de este año un cohete no tripulado que debía reabastecer a la estación espacial estalló poco después de despegar en el estado de Virginia.

Foto subida por el astronauta Soichi Noguchi a su Twitter en una de las 18 salidas y puestas de Sol y Luna que se ven en la Estación cada día. Soichi Noguchi/ISS 


También este año, el prototipo de una nave de la empresa privada Virgin Galactic, con afanes de participar en el turismo espacial, se estrelló en territorio estadounidense pereciendo su piloto en el accidente.

Con todo eso, hay muchos científicos y observadores que recomiendan mantener la calma y no entusiasmarse demasiado con estos planes.

“Orion es un buen punto de partida. Sería exagerar un poco asegurar que ya estamos en camino a Marte”, manifestó Marco Cáceres un analista de asuntos espaciales.

Pero no hay que olvidar que hace más de 50 años muchos pensaron que la visión del presidente Kennedy de que Estados Unidos iba a poner un hombre en la Luna antes de que terminase la década era una promesa vacua…una de tantas que hacen los políticos en busca de votos.
(Sin votaciones)
Cargando…