Inicio / Entrada de Blog / Estudian la forma de usar Smartphones para detectar y medir la magnitud de los terremotos

Estudian la forma de usar Smartphones para detectar y medir la magnitud de los terremotos

 

 

De acuerdo con varios investigadores, algunos de los pequeños sensores integrados en numerosos dispositivos, como los Smartphone, pueden servir para detectar y emitir datos sobre terremotos.

Así al menos lo indica el nuevo estudio de la Sociedad Sismológica de América (Seismological Society of America, BSSA),  publicado en su boletín del mes de Octubre. Concretamente, el estudio indica que algunos sensores microelectromecánicos (Micro-Electro-Mechanical System, MEMS), permiten detectar, e incluso medir, las altas vibraciones que se producen tanto en espacios abiertos como en el interior de edificios o de vehículos, lo que permitiría emitir alertas sísmicas en caso de producirse un terremoto.

De hecho, estos sensores, que hoy en día podemos encontrar en numerosos dispositivos móviles, como Smartphone, Tablet o portátiles, entre otros, ya revolucionaron el sector del automóvil durante la década de los 90, cuando se utilizaron para la fabricación del airbag, un elemento de seguridad pasiva que nos permite amortiguar el impacto en caso de colisión frontal. En este tipo de sistemas, los MEMS miden la fuerza de deceleración del automóvil para saber cuándo deben activar el airbag.

Para comprobar su eficacia, Antonino D’Alessandro y Giuseppe D’Anna, ambos sismólogos del Istituto Nazionale di Geosifica e Vulcanologia de Italia (http://www.ingv.it/it/), analizaron el grado de influencia que permiten estos sensores en caso de producirse un terremoto. Para llegar a sus conclusiones, ambos investigadores utilizaron el EpiSensor ES-T, un sensor de terremotos profesional fabricado por la empresa Kinemetrics Inc (http://www.kmi.com/p-87-EpiSensor-ES-T.aspx) y compararon sus resultados con los del sensor LIS331DLH, incluido en el iPhone, Smartphone desarrollado por Apple, y presente en todo el mundo.

Como resultado, las pruebas realizadas sugieren que el iPhone puede llegar a detectar terremotos moderados o graves (de magnitudes más elevadas a 5), cuando está situado cerca del epicentro.

En este sentido, para D’Alessandro y D’Anna, si tenemos en cuenta la rápida evolución que sufren este tipo de elementos, es muy previsible que en el corto y medio plazo nos encontremos con sensores capaces de identificar terremotos por debajo de magnitud 5. Para los autores, la principal ventaja reside en que este tipo de sensores estarán repartidos ampliamente entre la población, lo que podría suponer un gran número de sensores capaces de emitir alertas y enviar datos muy valiosos. De hecho, este tipo de sistemas podrían conformar diferentes “redes sísmicas urbanas” que pudieran enviar datos, en tiempo real, a centrales de estudio establecidas. De esta forma, apuntan, será posible establecer el operativo de ayuda en los puntos más dañados por el terremoto, y asignar los recursos disponibles primero donde más se necesiten.
(Sin votaciones)
Cargando…