Inicio / Entrada de Blog / Ana González Duque: “El escritor del futuro será híbrido”

Ana González Duque: “El escritor del futuro será híbrido”

Ana González Duque: “El escritor del futuro será híbrido”
El escritor del futuro “será híbrido, porque publicará su obra más comercial a través de editoriales y la más comprometida o experimental, en autoedición” gracias a las ventajas que proporciona Internet, ha pronosticado a Efe Ana González Duque, autora de género fantástico y especializada en orientar y tutelar la carrera de nuevos literatos.

Fantasía


En un momento en el que la Fantasía parece dominada por trilogías, tetralogías e incluso sagas más largas, esta escritora ha publicado una bilogía, Leyendas de la Tierra Límite, compuesta por Las Tierras Blancas y las Tierras Oscuras.

Las dos novelas componen una “estructura lógica, porque habla de un mundo fantástico en el que existen dos espacios separados por un escudo de poder” y en el que cada obra está dedicada a los habitantes de uno de los lados.

Pese a lo que pudiera sugerir esta disposición, “no hay buenos y malos estrictamente hablando” sino que todos los personajes tienen rasgos positivos y negativos ya que “igual que sucede en la vida real, no existen los extremos puros sino numerosos matices de gris” y, de hecho, “mi personaje favorito en la primera parte es la villana”.



Publicadas con dos años de diferencia vía autoedición en 2014 y 2016, siguen “funcionando con muy buenos resultados, porque el primer libro ya lleva 11.000 ejemplares y, el segundo, 7.500”.

Este éxito le llevó a publicar a finales del año pasado Cómo escribir fantasía, un manual destinado a los autores noveles que “es el que me hubiera gustado leer a mí cuando empecé”, confiesa.

La única obra de este tipo que encontró en su día fue Cómo escribir fantasía y ciencia ficción de Orson Scott Card, un título que no le convenció porque “no son géneros similares aunque se empeñen en mezclarlos y yo soy autora sólo de fantasía”.

Medicina y romanticismo


González Duque explica que escribe “desde siempre” y de hecho sus poemas le valieron galardones como el Premio de Poesía Nacional Félix Francisco Casanova o el Juventud y Cultura de Canarias.

Sin embargo, la exigencia de sus estudios de medicina y la evolución de su vida personal y familiar le apartaron durante años de la literatura hasta que, durante su especialización en anestesia, empezó a publicar un blog contando sus experiencias en clave de humor.

En esa época, un paciente “un poco recalcitrante” la bautizó como “doctora Jomeini” porque consideraba que era demasiado dura al obligarle a cumplir los protocolos por su propia salud, a ella le hizo gracia el nombre y decidió utilizarlo para firmar su bitácora en Internet.



Sus comentarios tuvieron tanto impacto que una página médica se puso en contacto con ella y la formó en redes, a la vez que una editorial le pidió una novela en el mismo estilo y con el mismo título “que tuvo mucho éxito”.

También publicó novela romántica como Planes de boda, si bien “no se trata de género puro, pues la base es el humor, pero siempre hay una historia de amor detrás”.

De profesión, escritora híbrida


La incompatibilidad entre medicina, literatura y vida personal se resolvió cuando creó la plataforma Marketing on line para escritores, que le permitió cumplir el sueño inalcanzado por una inmensa mayoría de autores: poder vivir exclusivamente de los ingresos proporcionados por sus libros.

Hasta entonces, “la broma repetida una y otra vez era que la medicina constituía mi esposa legal, a la que le ponía los cuernos con la literatura…, pero a estas alturas se puede decir que ya me he divorciado de la primera y me he casado con la segunda”.

Hoy, González Duque se dedica a escribir por las mañanas y, por las tardes, gestiona su web y sus redes sociales y monitoriza sus cursos para escritores.

No le faltan proyectos pues “tengo una estantería llena de carpetas con ideas y tres novelas esperando”, además de un nuevo libro de fantasía urbana “a punto de publicarse” y otro también de fantasía que está escribiendo en este momento para lectores adolescentes.



De hecho, su hija “me regaló un dibujo que había hecho en el que yo escribía en el teclado mientras, detrás de mí, un montón de personajes de futuras novelas esperaban a que les diera vida a través de nuevos libros”, por lo que no está especialmente preocupada por una posible falta de inspiración.

“Lo mejor de mi situación actual es que yo decido qué libros coloco en editoriales y cuáles me reservo para autopublicar”, afirma, insistiendo en que tarde o temprano todos los escritores profesionales seguirán el mismo camino de publicación híbrida.

Autopublicar


Sin embargo, la autopublicación no es tan sencilla como parece y requiere el conocimiento de ciertas técnicas, así como un esfuerzo sostenido.

“Mucha gente cree que sólo hay que terminar su libro, subirlo luego a Amazon y ya está…, pero no es así”, porque “nada es gratis y hay que hacer muchas cosas” como diseñar una estrategia para aumentar la visibilidad on line, enfocar los contenidos que se desea difundir o planificar las actividades en redes, entre otras actuaciones.

Es necesario aprender los mecanismos de comercialización y promoción, insiste, y buen ejemplo de ello es el uso de las redes sociales porque “por ejemplo, para trabajar en juvenil, lo mejor es Instagram y Youtube pero para romántica funciona mejor Facebook…, y a mí particularmente me gusta mucho Twitter”. 



González Duque ha resumido su experiencia en este sentido en sus cursos, que le ayudan a vivir exclusivamente de lo que escribe “y no sólo a mí, sino a muchos de mis alumnos, que también están viviendo ya de la literatura”, aunque advierte de que “nadie llega y besa el santo: lleva un año conseguir cierta visibilización y otro año monetizarla”.

 
(Sin votaciones)
Cargando…