Inicio / Entrada de Blog / Jorge Iván Argiz: “El Celsius 232 es un acto de rebeldía”

Jorge Iván Argiz: “El Celsius 232 es un acto de rebeldía”

<p>Jorge Iván Argiz. EFE/Pedro Pablo G. May</p>
“El Celsius 232 es un acto de rebeldía, una resistencia activa contra la crisis, quizá por eso siempre ha sido tan bien recibido”, ha asegurado a Efe Jorge Iván Argiz, principal responsable de este festival cuya cuarta edición movilizará Avilés entre el 29 de julio y el 1 de agosto.

“Queríamos organizar un certamen del género fantástico desde hace años y la ocasión llegó con la visita de G.R.R.Martin en 2012″, explica Argiz, fértil productor de cultura en Asturias por su implicación directa en numerosas iniciativas: desde las Jornadas de Cómic de Avilés hasta el Festival Internacional de Cine de Gijón o la Semana Negra de la misma ciudad, además de trabajar para Dolmen Editorial o escribir sobre cómic en diversas revistas.

Así nació Celsius 232, cuyo principal éxito fue “gestionar bien la ‘punta de lanza’ que suponía la presencia de Martin compatibilizándola con la de otros 70 autores que tuvimos ya en la primera edición”.

La cita no se circunscribe a la obra escrita sino que abarca todo tipo de formatos: cine, ilustración, poesía, teatro, música…, pues “en realidad no es sólo un festival literario sino de creación, es una actividad cultural intensa que desde el primer momento tuvimos claro que tenía que ser aglutinadora y contar con mucha gente”, gracias a lo cual “tenemos un programa tan maravilloso como alocado”.



Sólo en el apartado de Los hijos de Mary Shelley, dedicado al misterio y el terror, se incluye la presencia de una veintena de autores, mientras que en Letras y bits figuran diversos expertos en videojuegos, “un campo muy interesante que hoy está en un punto similar al del cómic hace años: parecía algo que no había que tomar en serio pero resulta que el público ha comprobado que existen obras maravillosas y hoy vende millones de copias”.

Entre los muchos escritores que visitarán Avilés este año y que pasarán del centenar, figuran la norteamericana Nancy Krees -ganadora de los premios Nébula y Hugo por su Mendigos en España-, el británico Dan Abnett -guionista de Marvel y popular por sus trabajos de literatura bélica fantástica en series como Warhammer 40.000-, su compatriota Ramsey Campbell -uno de los actuales maestros de la literatura de terror- o el polaco Andrzej Sapkowski -creador de la saga de Geralt de Rivia-.

“Cada año traemos a un autor no publicado todavía en español pero que pensamos merece la pena para que algún avispado editor lo conozca y traduzca”, señala Argiz, y en 2015 le tocará el turno a Ian Whates: “a veces les gusta tanto nuestro país, que se quedan aquí” como sucedió con el también británico Ian Watson, vecino hoy de Gijón.




En su opinión, hay géneros que “son más necesarios cuanto peor es la realidad que nos rodea” y en ese sentido, la Ciencia Ficción es “útil, más que como evasión, para estudiar otras alternativas y posibilidades”.



Por ello, la intención del Celsius 232 es “traspasar el fandom, ir más allá y ganar al público todavía no converso” porque en la actualidad la audiencia consume muchas series fantásticas desde Juego de tronos hasta The walking dead con lo que “mucha gente es fan del género sin saber que lo es…, la idea de que la cultura tiene que ser aburrida es falsa”.

También “combatimos la mentira de que los jóvenes no leen…, otra cosa es que no lean aquello que los que mandan querrían que leyeran” y por ello hay un apartado específico dedicado a literatura infantil y juvenil que “nos deja imágenes muy emocionantes, como la de esas colas de chavales con sus libros para que se las firmen los autores”.

El nombre del festival es un homenaje a uno de los grandes maestros del género, Ray Bradbury, que falleció mientras se preparaba la primera edición: “traspolamos el título de una de sus obras más conocidas, la mítica Fahrenheit 451, cambiando los grados a la escala Celsius”.

Respecto a la colaboración con las administraciones, “por un lado defiendo que la cultura no dependa de los vaivenes políticos pero por otro la complicidad en este caso es muy importante, más allá de las subvenciones, ya que podemos emplear espacios públicos como un polideportivo para albergar actos o las mismas calles de la localidad para organizar un pasacalles”.

La organización se siente “muy arropada” por el ayuntamiento de Avilés que, al ser una ciudad pequeña, “hace suyo” el festival, lo que es mucho más difícil de conseguir en una gran capital donde “una iniciativa de este tipo tendría que competir con cientos de otras actividades paralelas”.



Por esa razón, Argiz defiende la descentralización de la cultura pues “eso de que en los lugares pequeños no se pueden hacer no sé qué cosas se ha quedado muy atrás” y apuesta por la creación de más festivales de este tipo.

“Las buenas ideas son para multiplicarse, para ser copiadas…, ojalá hubiera un montón de ‘Celsius replicantes’ en toda España igual que hay Semana Negra, Getafe Negro, Castelló Negre…”, concluye.

El festival ha ido consolidándose de tal forma en Avilés que “llegada la cuarta edición, ya cuesta imaginarse la ciudad sin él” aunque “saber que estas cosas son frágiles y pueden terminar en cualquier momento, te permite darles la importancia que necesitan y, al final, hacer que duren”.

Un buen ejemplo son las Jornadas Internacionales del Cómic Villa de Avilés que impulsa el propio Argiz y que este año festejarán en septiembre su 20 aniversario con “un alto grado de interacción” entre autores, aficionados y periodistas: “empezamos poquito a poco y casi sin querer llevamos ya veinte años hablando de tebeos”.
(Sin votaciones)
Cargando…