Inicio / Entrada de Blog / José Manuel Uría: “Jack Kirby fue el William Blake del siglo XX”

José Manuel Uría: “Jack Kirby fue el William Blake del siglo XX”

<p>José Manuel Uría. EFE/Pedro Pablo G. May</p>
Jack Kirby fue “uno de los personajes más importantes del siglo XX como creador de cultura popular, el William Blake de la época, pero paradójicamente es casi desconocido fuera de su sector”, ha asegurado a Efe el físico José Manuel Uría, especialista en comic y autor de ‘El cuarto demiurgo’ (Sportula).

En su opinión, Kirby es “uno de los cuatro o cinco personajes fundamentales a la hora de entender este tipo de cultura, a la altura de un Philip K. Dick en la literatura o de un Richard Matheson en los guiones audiovisuales”.

El verdadero nombre de Kirby fue Jacob Kurtzberg y a sus lápices se deben las primeras imágenes de los superhéroes más famosos de la poderosa Marvel Comics: desde el Capitán América que creó en compañía de Joe Simon en 1940 hasta Los Cuatro Fantásticos, Thor, Los Vengadores y X-Men, que nacieron en el decenio de los 60 junto a Stan Lee.



“Kirby no sabía venderse bien y no supo desarrollar su propia carrera promocional como lo hizo Lee”, afirma Uría, “pese a lo cual su influencia es inmensa para autores posteriores del género y, a través de ellos, a la sociedad; así lo han reconocido dibujantes como John Byrne y Walter Simonson o guionistas como Grant Morrison“.

El cuarto demiurgo explora el avasallador universo imaginativo de este dibujante y también guionista, una de cuyas cumbres creativas fue la serie elaborada para DC bajo el título de El cuarto mundo en la que derrochó una catarata de ideas y conceptos para una cosmogonía compleja, alabada y criticada casi a partes iguales, y que él mismo definió como “un intento de crear una nueva mitología americana”.

De regreso a Marvel, diseñó Los Eternos, otra saga cósmica no tan ambiciosa pero sí más polémica, por inspirarse en las teorías elaboradas por autores como Erich von Däniken, que plantean la evolución del ser humano a partir de la presunta influencia en épocas primitivas de extraterrestres tecnológicamente muy avanzados y convertidos en dioses por los mitos y las fábulas.

“Kirby poseía vastos conocimientos tanto mitológicos como científicos, y quiso unirlos”, asegura Uría quien señala “lo asombroso que resulta encontrar algunos conceptos en los que un lector de tebeos que sólo busca entretenerse jamás se fijaría y sin embargo están tan trabajados, incluso filosóficamente”.

Este autor era de ascendencia judía, lo que pudo orientar su trabajo hacia “el Antiguo Testamento, que intentó llevar al mundo del comic bajo un tamiz tecnológico y con un enfoque materialista de sus grandes temas mitológicos”, aunque también se detectan referencias a otras ideas y tradiciones legendarias, desde las aventuras de Jasón y los Argonautas hasta los Eddas escandinavos.



Así sucede por ejemplo con uno de sus personajes más conocidos, Galactus el devorador de mundos, que “es dios, pero al estilo del demiurgo descrito por los gnósticos; es decir no es el Dios Creador, aunque gracias a su inmenso poder él pueda llegar a creérselo y hacerlo creer a los humanos, sino un dios respecto a éstos”.

O Silver Surfer, conocido en España como Estela Plateada, “que por cierto es una de las mejores traducciones al español de los nombres en inglés de los personajes originales” y que “no es otra cosa que una trasposición del Ángel Caído”.

La obsesión de Jack Kirby por reinterpretar los personajes veterotestamentarios le llevó en los últimos años de su vida a plantear una adaptación directa de los primeros libros de la Biblia al comic, pero quedó inconclusa debido a su fallecimiento en febrero de 1994.

Como introducción para el neófito que quiera acercarse a la obra de Kirby, Uría propone leer “su etapa de los Cuatro Fantásticos o bien la del comienzo de Thor”. EFE

ppm
(Sin votaciones)
Cargando…