Inicio / Entrada de Blog / Juan de Dios Garduño, de Bangor al Misisipi

Juan de Dios Garduño, de Bangor al Misisipi

<p>Juan de Dios Garduño. EFE/Pedro Pablo G. May</p>
Juan de Dios Garduño ha cumplido uno de los sueños de cualquier escritor nacional: conseguir que adapten al cine una de sus novelas, Welcome to Harmony (Y pese a todo…, en el original), que se estrenará antes del próximo mes de junio en España después de venderse como rosquillas en su versión impresa.


La obra, publicada en 2010 por Dolmen Editorial, es una novela corta de terror, ambientada en un futuro próximo en el que el mundo padece una nueva guerra mundial y queda arrasado no por armas nucleares sino químicas, más baratas y fáciles de desarrollar, y en el que hace su aparición un particular tipo de zombis.

Los protagonistas son dos vecinos y la hija pequeña de uno de ellos que viven en la localidad norteamericana de Bangor y, en lugar de aliarse frente a un entorno hostil, se enfrentan entre sí por culpa de hechos sucedidos en el pasado por lo que, como resume el propio Garduño para Efe: “más que una novela de zombis, es una historia de amistad y odio en el fin del mundo”.


“Ha sido todo muy sorprendente, aunque desde joven tenía la idea de poder hacer algo así…, y además con mi primera novela, estoy muy contento”, aseguraba el autor sevillano, que confía en que la película tenga “mucho éxito y me catapulte” pese al “bajo” presupuesto empleado, unos cinco millones de euros.


El rodaje lo ha dirigido Miguel Ángel Vivas (“Secuestrados”, “Reflejos”, “El hombre del saco”), quien “leyó la novela sin conocerme y convenció a los productores para hacerla” con actores del calibre de Matthew Fox y Jeffrey Donovan.




“Tuve oportunidad de ver parte de la grabación en Budapest y fue impactante”, asegura Garduño, aunque “no me enseñaron el guión, así que desconozco si habrá cambios sustanciales” por lo que deberá esperar a su estreno mundial que podría ser este mismo mes de febrero en las salas estadounidenses, si bien no llegará a España hasta varios meses después.



En todo caso, la historia contiene guiños claros para los aficionados al género de terror y especialmente para los seguidores de Stephen King, como el nombre del pueblo donde se desarrollan los hechos, Bangor, que es el mismo donde vive buena parte del año el autor estadounidense.



“King me gusta mucho… Yo quería escribir las historias que el escribía, sobre todo desde que leí ‘La zona muerta’, que me impresionó mucho”, detalla Garduño, quien reconoce que “cuando un autor me apasiona, suelo obsesionarme y lo leo todo sobre él…, me pasó con King, pero también con Cormac McArthy, con Mark Twain y otros”.





Precisamente su nueva novela, en la que lleva 16 meses trabajando y que se titulará “El hijo del Misisipi”, tiene una clara inspiración en la obra de Twain ya que, según sus palabras, “es una mezcla de ‘Las aventuras de Tom Sawyer’ y ‘El conde de Montecristo’, con unas gotas de género fantástico”.




Garduño afirma que “no tengo nada contra ambientar una novela en España, ya lo hice por ejemplo en ‘El camino de baldosas amarillas’, pero me motiva más situar la acción en los Estados Unidos” porque “después de todo me he criado leyendo sus libros, viendo sus películas y absorbiendo su cultura y su forma de ver las cosas”.


El autor también maneja otros proyectos audiovisuales incluyendo un guión de largometraje de terror, que compatibiliza con su labor en la editorial Palabras de agua, donde es uno de los socios fundadores y, en dos años, han publicado una veintena de títulos.



“Llevo toda la vida viviendo junto a los libros, así que era lógico que participara en este proyecto aunque la cosa está ahora mismo fatal…, pero se puede ir tirando si eres una editorial pequeña” asegura Garduño.



Palabras de agua publica género fantástico y en especial terror, como es el caso de Ignota, una antología que alterna autores extranjeros y españoles como Ian Watson, David Mateo, Lisa Tuttle o Fernando Cámara pero “lo que más vendemos es literatura para mujeres, de género romántico o erótico, y es normal porque cada vez hay más lectoras que lectores en España”.


Respecto al debate entre la publicación en papel y la electrónica, asegura ser “un poco cascarrabias e ir contra corriente, porque me encanta el papel, no quiero que muera, no me imagino un mundo sin él y por tanto no veo tanto futuro en el texto electrónico…, de hecho cuando voy en el metro en Madrid veo cada vez a más gente leyendo libros de papel, más que dispositivos electrónicos y eso me satisface”. EFE



ppm

(Sin votaciones)
Cargando…