Inicio / Entrada de Blog / La guerra de los botones rojos. Por (*) Txema Ruiz

La guerra de los botones rojos. Por (*) Txema Ruiz

La guerra de los botones rojos. Por (*) Txema Ruiz
Txema Ruiz, periodista de EFEfuturo/EFEverde, experto en fotografía y economía

Por Txema Ruiz (@txemaruiz) Muchos aún recordamos aquella película de 1962, dirigida por Yves Robert, “La guerra de los botones“, que fue un éxito y de la que se han hecho después otras versiones. Un film de ambiente rural en la que los niños de dos aldeas francesas mantienen una incruenta batalla que deja sin botones a los vencidos.



Una década después, y esta vez en España, se produjo otra batalla similar que, en esta ocasión, sostuvieron dos fabricantes europeos por una cuestión de botones, salvo que en vez de blanco y negro como en la película eran de color rojo.



Botones rojos


El mundo de las empresas ópticas ha vivido curiosas y, a veces, duras batallas provocadas por el espionaje industrial, las copias más o menos notorias o los registros de las patentes. Batallas que han acabado en los tribunales internacionales, aunque otras han pasado inadvertidas.


Posiblemente, las más conocidas sean las que enfrentaron a las firmas de las dos Alemanias, tras la guerra (1939-45), por el uso de nombres y sus derechos a usarlos. Cada empresa defendió con ahínco el derecho a utilizar un nombre que en muchos casos era símbolo de prestigio. Así fue el caso de Zeiss Ikon contra Pentacon de la RDA, por el uso de Contax.


Pero, sin duda, una de las batallas más curiosas fue la guerra, ciertamente corta, que sostuvieron la alemana Agfa y la española Certex por una cuestión de botones, concretamente por su color.  En 1973, Certex, empresa radicada en Barcelona, lanzó al mercado su cámara compacta de paso universal (35 mm) “club color”, un modelo de cuerpo de plástico y objetivo de metacrilato, con un obturador de tres velocidades y un diafragma fijo 7,5 no excesivamente luminoso.


Fue la típica cámara para fotografiar recuerdos de vacaciones familiares o de amigos en una sociedad que empezaba a desarrollarse.  El botón del disparador situado en la parte de arriba del cuerpo era inicialmente de color rojo. Y por este motivo el conflicto que llamaremos “la guerra de los botones rojos“.  Unos años antes del lanzamiento de Certex, en 1971, la alemana Agfa había lanzado al mercado los modelos agfamatic, una versión compacta de bajo coste que era la respuesta de la firma de Leverkusen a los modelos Instamatic de Kodak.




Lo interesante de esas cámaras es que introdujeron el sensor rojo, que era una verdadero avance para su época. Una especie de estabilizador de imagen que impedía que al apretar el botón y a consecuencia de la trepidación las fotos pudieran salir movidas.



Desde entonces, el botón (sensor) rojo fue el distintivo de las cámaras de Agfa-Gevaert y aún hoy lo usa en sus cámaras digitales.



Certex y otras


Evidentemente en cuanto los alemanes vieron la club color y su botón rojo, litigaron con Certex porque esa similitud podía incitar a error al consumidor, por lo que la firma española tuvo que cambiar el rojo por el verde que tuvieron todos los modelos posteriores en su mayoría, si bien hubo algunos de color plateado.

Esta guerra de los botones no impidió que años más tarde Agfa encargara a Certex la fabricación de algunos modelos como la Isoly 100 y otros dos muy curiosos: Click y Jean, eso sí con sus respectivos botones rojos. EFEfuturo






Otras entradas de: Lo mío son las fotos
(Sin votaciones)
Cargando…