Inicio / Entrada de Blog / La iglesia del Parque Minero

La iglesia del Parque Minero

<p>Iglesia San Sebastian</p>
Muchos visitantes preguntan al ir hacia el Centro de Interpretación de la Minería si tenemos una iglesia en el Parque Minero. Resulta imponente verla tras el edificio de máquinas de San Aquilino, parece vigilar desde la altura toda la instalación minera. Se trata de la iglesia de San Sebastián, la entrada no se encuentra en el Parque, aunque la hubo, sino desde la plaza de Donantes de Sangre, en la parte más alta del pueblo.

Tiene una historia curiosa, y ha ido de más a menos. En el siglo XVIII era la iglesia parroquial de Almadén, la parroquia Nuestra Señora de la Estrella. Bueno, la verdad es que no era ni parecida a lo que es hoy. En el plano de Larrañaga de 1796 que conservamos en el archivo del Hospital de Mineros se ve completamente distinta. El acceso parece encontrarse al sur, desde el Cerco de San Teodoro con una portada triangular sin espadaña, en la parte opuesta se aprecia el campanario y también se encontraría el altar. Parece en el dibujo que tiene una nave solo y unos importantes contrafuertes para dar estabilidad a la construcción y que serían capillas a juzgar por las ventanas que se aprecian.

El 15 de enero de 1810 debió ser uno de los peores días de la historia de Almadén, el ejército francés saqueó e incendió diversos edificios, tras lo que el pueblo tuvo que alojar un número de hombres seis veces superior a su población. Uno de los edificios que resultaron destruidos fue la iglesia de parroquial de Almadén. Parece que en ese momento se decidió cambiar la sede parroquial a la actual iglesia Nuestra de La Estrella, antigua ermita de Nuestro Padre Jesús.

Se cree que se reconstruyó en 1814. En la fachada suroeste, que es la que se aprecia desde el Cerco, se distinguen muy bien los restos del edificio antiguo que no se perdieron en el incendio. Toda la fachada principal, la que da al Cerco se salvó, en lo antiguo se aprecia una mayor profusión de ladrillo y menos mampostería. En esa reconstrucción se debió hacer la espadaña de ladrillo que podemos contemplar ahora y cambiar el acceso al templo del lado oeste al este, a la plaza superior y lógicamente el altar se cambió al lado opuesto.

Las reformas no terminaron entonces, seguramente en el siglo XX, se decidió dividir toda la nave de la iglesia en dos alturas, la de abajo se usa de almacén de pasos de procesionales y la de arriba se usó como comedor social y almacén de grano, ahora no tiene uso.

Desde la parte antigua se puede acceder a lo que fue la casa del Contador de las minas y en una ocasión, tras abrir un boquete, pudimos acceder a ella y llegar al propio Cerco.

Lo más curioso del edificio es la escalera de caracol por la que se accede a la parte superior, y que sin duda pertenece al edificio antiguo. Es uno de los elementos más desconocidos, a la vez que curiosos, de Almadén. Toda la escalera es de madera, no sólo los peldaños, sino también el alma o núcleo central de la escalera de caracol, una aventura subir por ella a la vez que una verdadera obra de arte.
(Sin votaciones)
Cargando…