Inicio / Entrada de Blog / La protección de un 17 por ciento de las tierras del planeta podría salvar a dos tercios de las especies vegetales

La protección de un 17 por ciento de las tierras del planeta podría salvar a dos tercios de las especies vegetales


La reserva natural La Mesenia, en Colombia, es uno de los lugares de la Tierra con una mayor densidad de especies endémicas.


 

La protección de unas regiones clave que constituyen sólo el 17 por ciento de las tierras de nuestro planeta puede ayudar a preservar más de dos tercios de sus especies vegetales, de acuerdo con un estudio realizado por un equipo internacional de científicos. Hay que proteger zonas claves como Madagascar, Guinea o Ecuador que ahora están prácticamente indefensas ante los ataques del hombre.

Los investigadores de la Universidad de Duke, la Universidad Estatal de Carolina del Norte y Microsoft Research utilizaron algoritmos computacionales para identificar el conjunto más pequeño de regiones de todo el mundo que podrían contener el mayor número de especies de plantas, y han publicado sus conclusiones en la revista Science. “Nuestro análisis demuestra que dos de los objetivos más ambiciosos establecidos por la Convención de 2010 sobre la Diversidad Biológica -proteger el 60 por ciento de las especies vegetales del planeta y el 17 por ciento de su superficie terrestre- se puede lograr, pero con una salvedad importante”, comenta Stuart L. Pimm, profesor de Ecología de la Conservación en Duke.

“Para lograr estos objetivos, tenemos que proteger más tierras, en promedio, de lo que actualmente hacemos, y mucho más en lugares clave, como Madagascar, Nueva Guinea y Ecuador”, afirma Pimm. “Nuestro estudio identifica las regiones de importancia. Ahora la lógica, aunque sea un desafío, obliga a que el próximo paso sea tomar decisiones tácticas locales dentro de esas regiones para asegurar el suelo natural en unas de las zonas más críticas para su conservación.”

Las especies de plantas no están distribuidos al azar en todo el planeta. Algunas zonas, como América Central, el Caribe, los Andes del Norte y regiones de África y Asia tienen concentraciones mucho más altas de especies endémicas, es decir, aquellas que no se encuentran en ninguna otra parte. “Las especies endémicas de zonas geográficas pequeñas están en un riesgo mucho mayor de ser amenazadas o de estar en peligro real que aquellas que viven en muchos sitios distintos”, explica Lucas N. Jope, científico especialista en conservación del Laboratorio de Ciencia Computacional de Microsoft Research en Cambridge. “En nuestro estudio combinamos diversas regiones para maximizar el número de especies en un área mínima. Con esa información se puede evaluar con mayor precisión la importancia relativa de cada región para la conservación y, en consecuencia, evaluar las prioridades internacionales”.

 


El mapa de Clinton Jenkins demuestra que la mayor densidad de plantas endémicas está concentrada en sólo un 17% de la tierra de nuestro planeta.


Para identificar cuál de las regiones de la Tierra contiene la mayor concentración de especies endémicas en relación con su tamaño geográfico, los investigadores analizaron datos de más de 100.000 especies de plantas con flores compiladas por el Real Jardín Botánico de Kew, enInglaterra. Jope y Piero Visconti, también del Laboratorio de Ciencia Computacional de Microsoft Research, crearon y pusieron en práctica los complejos algoritmos necesarios para analizar la gran base de datos. En base a sus cálculos, Clinton N. Jenkins, investigador de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, creó un mapa mundial con códigos de color para identificar las regiones de alta prioridad para la conservación de plantas, clasificados en orden de densidad de las especies endémicas.

“También hemos mapeado dónde se producen el mayor número de aves, mamíferos y anfibios, en zonas geográficas pequeñas, y encontramos que son en gran medida los mismos lugares que resultan ser prioritarios para las plantas”, afirma Jenkins. “Así que la preservación de estas tierras para las plantas beneficiará también a muchos animales.” También Pimm muestra una visión optimista cuando comenta que “la fracción de tierra protegida en las regiones de alta prioridad se incrementa cada año con el establecimiento de nuevos parques nacionales, y también se les ha dado una mayor autonomía a los pueblos indígenas para que vuelvan a sus tierras y puedan manipularlas según su tradición. Estamos tentadoramente cerca de alcanzar las metas la Convención de las metas globales de la Convención de la Diversidad Biológica, pero los últimos pasos que restan son básicos para conseguir el objetivo”.

 

 

 

 
(Sin votaciones)
Cargando…