Inicio / Entrada de Blog / La sensibilidad (Iso, asa), un factor determinante

La sensibilidad (Iso, asa), un factor determinante

La sensibilidad (Iso, asa), un factor determinante

La sensibilidad es esencial en casi todos los aspectos importantes de la vida y la fotografía, sea argéntica o digital, no es una excepción. Y, como en la vida misma, la mayor o menor sensibilidad va a ser determinante en el resultado final al captar una imagen.



ISO, ASA


En la fotografía argéntica, después de muchos años de diversas nomenclaturas, ASA en EEUU, DIN en Alemania y Gost en la URSS, por ejemplo, se decidió unificar el criterio bajo la norma ISO (Organización Internacional de Normalización, por sus siglas en inglés) de forma que todos los fabricantes lo usan para estandarizar la sensibilidad de las películas.


De esta forma, el usuario, al margen de dónde proceda la película o de la marca de la misma, la película podrá saber que tipo de sensibilidad tiene ésta y optar por alguna de ellas según la foto que quiera hacer.




La nomenclatura del ISO indica la cantidad de luz que la película necesita para ser impresionada; cuanto más bajo es el ISO (película lenta), más cantidad de luz se necesita, y, en sentido inverso, un ISO alto necesita menos luz (película rápida).



Pero, ¿y en las cámaras digitales?. Pues pasa exactamente igual y, de hecho, esta tecnología también usa el sistema ISO para determinar la sensibilidad, aunque en este caso se trata de la luz que necesita el sensor y no de una película, aunque el principio a aplicar es exactamente igual: ISO bajo más luz, ISO alto menos luz.



Sensibilidad fotográfica


Por tanto, en ambos casos la luminosidad va a ser el factor que va a determinar qué ISO (sensibilidad) se va a elegir. Un día muy soleado, con mucha luz, especialmente a mediodía, aconsejará entre 50 y 200 ISO; a medida que la luz sea menor (nubes, puesta de sol), se podría pasar a un ISO mayor (ISO 400) para mantener los valores de apertura y velocidad.


Sin embargo, a partir de esa cifra, habrá que tener en cuenta que en la foto aparecerá lo que en argéntica se llama grano y en digital ruido y que no es otra cosa es que esa especie de puntitos o granitos que aparecen en la foto y que se nota especialmente en las ampliaciones.


Lo más aconsejable, para los usuarios aficionados, es utilizar lo que se ha denominado un ISO todoterreno, que está entre el 100 y 200 en argénticas y que en digitales es más amplio porque hay valores intermedios, como 125 o 160. Estos valores permiten trabajar sin problemas en la mayor parte de las condiciones.


Normalmente las cámaras digitales, incluso las más sencillas, tienen la opción de elegir el ISO, aunque no todas tienen la posibilidad de utilizar el modo manual. En este ultimo caso, la velocidad de obturación y la apertura del diafragma las seleccionará la cámara automáticamente en función del ISO elegido.


En el modo manual, en el que se puede ser más creativo, se pueden combinar ISO, con velocidad y apertura logrando efectos especiales de sub y sobre exposición, aunque esto ya es entrar en otros mundos más profesionales. EFE


(Sin votaciones)
Cargando…