Inicio / Entrada de Blog / La transferencia de calor en el manto inferior de la Tierra es más baja de lo que se pensaba

La transferencia de calor en el manto inferior de la Tierra es más baja de lo que se pensaba


 

manto inferior de la Tierra con una nueva técnica. La clave para entender la evolución de la Tierra es observar cómo se conduce el calor en la profundidad de esta zona, una región que se extiende de los 660 a los 2.900 kilometros por debajo de la superficie.

El equipo encontró que la transferencia de calor es más baja que otras predicciones, con un flujo total de alrededor de 10,4 teravatios, lo que representa aproximadamente el 60% del consumo mundial de energía al año. También hallaron que la conductividad tiene menos dependencia de las condiciones de presión de lo previsto. La investigación se publica en la revista online “Scientific Reports”.

“El manto inferior se localiza en la parte superior del núcleo donde las presiones van desde 230.000 a 1,3 millones de veces la presión a nivel del mar, con temperaturas infernales. Los materiales principales son los óxidos de magnesio, silicio y calcio. La transferencia de calor se produce a una tasa mayor a través de materiales de alta conductividad térmica que mediante materiales de baja conductividad térmica. Por lo tanto, estos óxidos de baja conductividad térmica actúan como aislantes”, explica Douglas Dalton, el autor principal del estudio.

 



Los átomos de los principales materiales del manto son soluciones sólidas y están en una disposición desordenada, lo que afecta a la forma en que conducen el calor. La dependencia de la presión en la conductividad térmica de este tipo de materiales no había sido abordada hasta ahora. “La nueva técnica permite medir las propiedades térmicas del material a partir del cambio en la reflectancia de la superficie de dicho material”, aclara Alexander Goncharov, coautor del estudio.

“Los resultados proporcionan límites importantes en el grado en el cual el calor se transfiere por convección en lugar de la conducción en el manto inferior”, afirma Russell J. Hemley, director del Laboratorio Geofísico de Carnegie. Los investigadores tienen claro cuál será el siguiente paso: examinar los efectos de los diferentes componentes minerales de la conductividad térmica y comprender mejor las bases del movimiento de estos materiales en el contexto más amplio de la dinámica del manto.

“Los resultados sugieren que esta técnica puede proporcionar una mejor comprensión de cómo evoluciona la Tierra y cómo actúan los materiales”, concluye Goncharov.
(Sin votaciones)
Cargando…