Inicio / Entrada de Blog / Las cinco joyas de George Lucas

Las cinco joyas de George Lucas

<p>GEORGE LUCAS. EFE/PEDRO PABLO G. MAY</p>
George Lucas ha cumplido 70 años esta semana con el agradecimiento del fandom por una fructífera carrera que deja, entre otras, cinco de las grandes joyas del cine fantástico de finales del siglo XX.

 

“No hay mapas que lleven a tesoros ocultos, ni una X que marque el lugar…, el 70 % de la arqueología se hace en la biblioteca investigando, leyendo”, decía Harrison Ford/Indiana Jones en una de sus aventuras resumiendo así la forma de trabajar del propio y minucioso Lucas.

 

Y es que los proyectos cinematográficos de este “muchacho de granja”, como se autodefine, requirieron un gran esfuerzo previo de documentación para dotar de credibilidad tanto a sus personajes como a los fantásticos escenarios donde interactúan.

 

Así, la saga de Star Wars se inspira en precedentes clásicos de ciencia ficción como ‘Flash Gordon ‘ del extraordinario Alex Raymond o la versión en celuloide de ‘El planeta de los simios’, firmada por Franklin Schaffner a partir de la novela de Pierre Boulle.



 

Sin embargo, también bebió en referencias complejas e incluso eruditas como el imprescindible estudio mitológico de Joseph Campbell El héroe de las mil caras o la antigua simbología oriental, por no mencionar el concepto tomado del antiguo Hermetismo de La Fuerza como energía vital que sostiene el Universo.

 

De su larga carrera, los expertos destacan cinco hitos del género fantástico contemporáneo.

 

Por orden cronológico, el primero es El imperio contraataca (1980) o, según el léxico de la era digital, Star Wars, episodio V, donde además de creador de la saga ejerció de productor.

 

Muchos críticos la consideran la mejor de la serie, aunque su consagración como cineasta llegara tras el inesperado éxito de la primera película, ‘La guerra de las galaxias’ (1977), hoy ‘Star Wars, episodio IV. Una nueva esperanza’.



 

Aquí se desarrolla la historia de amor entre Han Solo y Leia Organa, mientras Luke Skywalker se consagra como jedi aprendiendo de Yoda y mantiene su épico duelo con Darth Vader en el que pierde una mano pero gana un conocimiento: el gran villano es…, su padre.

 

La segunda creación destacada es Indiana Jones en busca del arca perdida (1984), comienzo de la saga del popular personaje cuyo primer nombre fue Indiana Smith, donde además de productor aportó la idea original y dirigió tomas de la segunda unidad de rodaje.

 

Recreando el ambiente de la literatura pulp del primer tercio del siglo XX, Lucas caricaturizó en esta película (también en la tercera, Indiana Jones y la última cruzada) la labor de la Ahnenerbe, sociedad científica alemana impulsada por el III Reich que financió excéntricas investigaciones arqueológicas y antropológicas.

 

El tercer tesoro del fantástico es Dentro del laberinto (1986), que produjo apoyando a su colega Jim Henson, gran maestro de marionetas, y con una activa colaboración de Brian Froud, brillante ilustrador del mundo feérico.

 

Para el público general, el principal atractivo de esta historia iniciática de una adolescente perdida en un mundo paralelo repleto de seres fantásticos es la presencia de David Bowie, como el atractivamente diabólico Jareth, rey de los goblins.



 

La cuarta maravilla es Willow (1988), cuyo guión escribió con una mezcla magistral de fantasía, aventura, ternura y humor, además de producirla.

 

Con fabulosos diseños de Jean Giraud Moebius y Chris Achilleos, Lucas saldó así su frustración tras no haber logrado comprar los derechos de El Hobbit de J.R.R. Tolkien para su adaptación cinematográfica.

 

El protagonista es el diminuto Willow Ufgood, miembro de los nelwyn (pueblo similar a los hobbits), que sin quererlo se responsabiliza del destino de Elora Danan, bebé nacida para cumplir la profecía de destruir el reinado de terror de la maléfica Bavmorda.

 

La quinta y última joya de la corona es Parque Jurásico (1993), adaptación de la novela de Michael Crichton que consagró a éste como autor de best sellers y desató una fiebre por los dinosaurios en todo el mundo.

 

Con un guión sencillo pero eficaz basado en la manipulación genética, un asunto por aquellas fechas todavía muy desconocido por el gran público, Lucas volvió a demostrar su habilidad con un potente despliegue de efectos visuales y sonoros marca de la casa. EFE

ppm
(Sin votaciones)
Cargando…