Inicio / Entrada de Blog / Las hembras de pavo real apenas se fijan en la cola de los machos

Las hembras de pavo real apenas se fijan en la cola de los machos


En el video, además de ver instalado el dispositivo, se comprueba en una misma pantalla la visión general de la pava y dónde pone su foco de atención.

 

Mientras el pavo real despliega su cola y presume del esplendor iridiscente de sus plumas ante la hembra, la pava ni siquiera lo mira durante mucho más de la mitad del tiempo. Ésta es la conclusión del primer estudio del seguimiento ocular de estas aves que ha efectuado la bióloga evolutiva Jessica Yorzinski, de la Universidad de Purdue en West Lafayette, Indiana, con la ayuda de unas cámaras especiales de seguimiento ocular.

En más de 200 clips grabados por las cámaras de seguimiento ocular, se muestra como cuatro pavas gastaron menos de un tercio de las horas efectivas mirando directamente a un pavo real con la cola desplegada. Cuando las hembras se molestaban en mirar al macho pavoneándose, en su mayoría miraban la zona inferior de las plumas de la cola. La zona superior de la cola, con las plumas ornamentadas, que es la que más intriga a los observadores humanos, no consiguió atraer más del 5 por ciento del tiempo de la atención de las hembras, según acaban de publicar Yorzinski y sus colegas en la revista Journal of Experimental Biology.

Estos datos provienen de un sistema de captación del movimiento ocular diseñado por Jason Babcock para adaptarse a las pavas. Unos pequeños cascos de plástico con dos cámaras transmiten la información a una mochila que se adapta al animal, y desde allí, de forma inalámbrica, se envían los datos a un ordenador. Una de las cámaras, infrarroja, se centra en un ojo realizando el seguimiento de sus movimientos oculares. La segunda cámara apunta hacia adelante, mostrando de una manera más amplia lo que mira el pájaro.

 


Una pava, en primer plano, lleva puesto el equipo de seguimiento ocular a medida para las aves. Las cámaras montadas en el casco y la mochila de transmisión han permitido por primera vez conocer la atención que presta la hembra a los pavoneos del macho. Cortesía de J.L.Yorzinsky


La plataforma pesa alrededor de 25 gramos y requiere un poco de tiempo para que el animal se acostumbre. “Si a una pava que no tiene experiencia con los cascos se le instala la plataforma completa, comenta Yorzinski, inclina su cabeza hacia el suelo.” Hay que ir añadiendo los gagdgets paulatinamente, para que puedan caminar e incluso aparearse con las cámaras en funcionamiento.

“Lo que han hecho es difícil y maravilloso”, dice el biólogo evolutivo Bob Montgomerie, de la Universidad de Queen en Kingston, Canadá. “Pero es sólo un primer paso. Ahora se abre todo un abanico de preguntas sobre cómo interpretar el tiempo que las pavas pasan mirando algo. Unas miradas breves no significan necesariamente que el espectáculo que tienen ante ellas no es importante”, advierte Montgomerie, quien con Roslyn Dakin ha realizado  diversas investigaciones sobre el pavo real.

“La gente puede seleccionar información con apenas un vistazo, como discernir entre dos personas la que lleva gafas o comprobar que en el fondo de una tienda las camisetas son azules en lugar de naranjas. Las aves pueden tener habilidades similares”, explica Montgomerie, quien añade que las cámaras están configuradas para medir los movimientos del ojo en su zona más central, pero piensa que la visión periférica también puede ser importante para dar información a las pavas.

La evolución de la técnica permitirá aparatos cada vez más livianos pero con más posibilidades. “Estamos en el principio. Es pronto”, concluye Montgomerie.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 
(Sin votaciones)
Cargando…