Inicio / Entrada de Blog / Los androides pierden el miedo a nadar

Los androides pierden el miedo a nadar

Los androides pierden el miedo a nadar
¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Esta reflexión que daba título a la novela corta de Philip Kindred Dick, fuente de inspiración para el clásico de ciencia ficción ‘Blade Runner’, proponía esa duda filosófica sobre los límites de la robótica y su relación con el ser humano. En Japón, no han desvelado esa incógnita, pero sí han podido comprobar que a los humanoides, como a sus creadores, les gusta nadar

“Swumanoid” es el nombre en clave de un proyecto con años de recorrido creado por un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de Tokio y liderados por el investigador Motomu Nakashima. Estos expertos en robótica han logrado crear una máquina con apariencia humana capaz de nadar de manera autómata, sin necesidad de órdenes externas ni controles.

Al igual que los seres humanos, “swumanoid”, con una estatura de 89 centímetros y 7 kilogramos de peso, es capaz de nadar impulsándose con sus extremidades de manera coordinada.

Construido con resina y equipado con cerca de 20 motores resistentes al agua, el androide, al que continúan perfeccionado para dotarle de movimientos cada vez más humanos, puede flotar en el agua. Para ello, cuenta con un cuerpo perfectamente equilibrado que le permite optimizar sus movimientos y nadar en diversos estilos: braza, mariposa o espalda.

Hasta el momento, durante sus últimas pruebas, el humanoide ha logrado nadar a 0,23 metros por segundo, lo que supone que es capaz de hacer una piscina de 25 metros (la mitad de una olímpica) en 1 minuto y 48 segundos, según revela el diario nipón Nikkei.

Los investigadores esperan que “swumanoid” sirva para ayudar a mejorar la técnica de los nadadores a través de recoger datos y repetir los patrones, algo que permitiría analizar fallos y depurar el estilo.

Además, confían en que sea una revolución en el campo del salvamento marítimo, tanto en el mar como en las piscinas, al estar entrenado para asistir a nadadores que se encuentren en situaciones de peligro.

El equipo se muestra confiado en encontrar durante los próximos dos años  una empresa que quiera comercializar el androide, cuyo precio estiman alcanzará como máximo los 2 millones de yenes (15.100 euros), como única salida para continuar con un proyecto con el que –¿por qué no?– quizás “sueñe” más de un robot.

(Sin votaciones)
Cargando…