Inicio / Entrada de Blog / Los asteroides cercanos a la Tierra ya son 10.000

Los asteroides cercanos a la Tierra ya son 10.000

Los asteroides cercanos a la Tierra ya son 10.000
El asteroide 2013 MZ5, tal como fue observado por el telescopio Pan-STARRS-1 de la Universidad de Hawái. El objeto, señalado por la flecha, se mueve por el cielo en diagonal contra un fondo de estrellas. PS-1/UH

 

El objeto que hace la decena de millar, detectado por un telescopio de Hawái, mide unos 300 metros de diámetro y su órbita no supone una amenaza de colisión

Responde al número de catálogo 2013 MZ5, mide unos 300 metros y su característica más interesante, al menos para el común de los terrícolas, es que su camino y el de nuestro planeta no llegarán a cruzarse, afortunadamente.

El nuevo objeto cercano a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés) sería uno más de la legión de asteroides que zumban alrededor de nuestro planeta, si no fuera porque le ha correspondido el honor de ser el número 10.000. Fue detectado la noche del pasado 18 de junio por astrónomos del telescopio hawaiano Pan-STARRS-1, en un programa de rastreo del cielo financiado por la NASA. Por lo demás, su tamaño y su órbita no lo hacen destacar entre sus miríadas de compañeros.

De hecho, el nuevo hallazgo sirve más bien para recordarnos que, si algo debe preocuparnos, son los asteroides que aún escapan al escrutinio de los telescopios. Según el director del programa NEO de la NASA en Washington (EEUU), Lindley Johnson, “hay al menos diez veces más que aún debemos encontrar antes de poder asegurar que hemos detectado todos los que podrían impactar contra la Tierra y provocar daños significativos a sus ciudadanos”.

La NASA estima que se ha descubierto menos del uno por ciento de los NEO de al menos 30 metros de diámetro, el tamaño que empieza a considerarse peligroso para la población. Podrían existir más de un millón de objetos de este tipo, y unos 15.000 del tamaño de un campo de fútbol y medio, unos 150 metros. De los detectados hasta la fecha, unos mil miden más de un kilómetro y podrían provocar una catástrofe global, aunque por fortuna ninguno de ellos lleva una trayectoria de impacto con la Tierra. El NEO más grande identificado, 1036 Ganymed, mide 40 kilómetros. Para ser considerado un NEO, el asteroide o cometa debe pasar a menos de 45 millones de kilometros de la Tierra.

La posible colisión de un gran asteroide con nuestro planeta es un riesgo que preocupa a los científicos desde antiguo. Sucesos similares han ocurrido en el pasado con consecuencias catastróficas, como el impacto del asteroide que, de acuerdo a la hipótesis más aceptada, desencadenó la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. Más recientemente, en 1908, un meteorito explotó sobre el cielo de Tunguska, en Siberia, arrasando una extensión de bosque de 2.150 kilómetros cuadrados. El pasado febrero, un meteorito de unos quince metros estalló en el cielo sobre la ciudad rusa de Chelyabinsk, causando diversos daños materiales.

La historia de la búsqueda de NEO se remonta a 1898. “Durante los siguientes cien años solo se encontraron unos 500”, apunta Don Yeomans, la mayor autoridad de la NASA en estos objetos. “Después se han disparado desde que comenzó el programa NEO de la NASA en 1998, y aún lo harán más con los nuevos sistemas online, cada vez más capaces”. Actualmente se descubren unos tres NEO al día, según datos del Minor Planet Center, el instituto encargado de centralizar los datos sobre avistamientos de objetos nuevos en el Sistema Solar.

El mismo día en que el 2013 MZ5 cruzaba el cielo de Hawái, la NASA anunció el Asteroid Grand Challenge, un programa destinado a “descubrir todas las amenazas de asteroides a las poblaciones humanas y a conocer qué hacer al respecto”, según la agencia. Para ello se invita a la colaboración multidisciplinar de instituciones científicas públicas y privadas, entidades industriales, socios internacionales e incluso ciudadanos que tengan algo que aportar. Ya están en marcha varias iniciativas destinadas a ensayar estrategias de defensa contra el posible impacto de un gran asteroide.
(Sin votaciones)
Cargando…