Inicio / Entrada de Blog / Los dinosaurios pequeños eran más diversos de lo que se creía. Por Cristina Gallardo

Los dinosaurios pequeños eran más diversos de lo que se creía. Por Cristina Gallardo

<p>Imagen del documental " class="magic_fields" />

Eran más pequeños pero mucho más diversos de lo que los paleontólogos sospechaban. Sus fósiles no se conservaron tan bien en el tiempo, pero el hallazgo reciente de una parte del cráneo de una nueva especie (Acrotholus audeti) ha hecho justicia a los dinosaurios de menor tamaño y peso inferior a cien kilos, más desconocidos en comparación con sus parientes de mayores dimensiones.












Ilustración del Acrotholus, cortesía de Julius Cstonyi.

El Acrotholus audeti  pertenecía al enigmático grupo de los Pachycephalosaurus o dinosaurios pequeños de cráneo grueso.
Con sus cuarenta kilos de peso y 183 centímetros de largo, campaba a sus anchas sobre dos patas por los bosques de Alberta (Canadá), donde en 2008 el granjero Roy Audet halló sus restos, 85 millones de años después de su muerte.


Sus restos, junto con otras partes de un segundo cráneo encontradas hace medio siglo en la misma zona, han ayudado a trazar un perfil de este herbívoro, el dinosaurio más antiguo de la familia de los Pachycephalosaurus -que abarca un total de 16 especies-  encontrado en Norte América y, posiblemente, en todo el mundo. Bautizado así por su cabeza con forma de bóveda, el Acrotholus logró un hito entre sus congéneres: que sus fósiles sobrevivieran al paso del tiempo, al corrimiento de tierras y a las fracturas causadas por otros animales gracias al grosor de sus huesos, que en el caso del cráneo alcanza los 10 centímetros, según explicó el paleontólogo del Museo Real de Ontario David Evans a Gravedad Cero.

“Estos fósiles únicos sugieren que sólo estamos empezando a comprender la diversidad de los dinosaurios herbívoros de pequeño tamaño”, aquellos que no superan los cien kilos, afirmó Evans, autor principal del artículo publicado hoy por la revista científica británica “Nature Communications”. El año pasado, Evans atrajo la atención de la prensa internacional al anunciar el hallazgo en Sudáfrica de los nidos de dinosaurios más antiguos del mundo, con los que demostró que las hembras retornaban a los lugares de puesta y cuidaban de sus crías hasta que éstas al menos duplicaban su estatura.


El descubrimiento relevado hoy se enmarca en una serie de hallazgos recientes llevados a cabo por Evans y su equipo como parte de Proyecto Dinosaurios del Sur de Alberta, una región en la que durante el último siglo se han rescatado ya más de 400 esqueletos de estos reptiles. El objetivo del proyecto es rellenar las lagunas en la evolución de los dinosaurios del Cretácico Superior, una época en la que se produjo una gran diversificación entre los dinosaurios; los pájaros y los pequeños mamíferos se hicieron abundantes, y las plantas con flores se extendieron por el planeta. Evans y su colega Michael Ryan, coautor de este trabajo y miembro del Museo de Historia Natural de Cleveland, están seguros de que este será el primero de una importante racha de descubrimientos en esta rama de dinosaurios. 


“Podemos predecir que existen muchas especies de dinosaurios pequeños esperando como el Acrotholus esperando a ser descubiertos por aquellos investigadores con la voluntad de avanzar a través de los múltiples fragmentos de huesos minúsculos recogidos sobre el terreno”, añadió Ryan, coautor del trabajo.Con estos fósiles y los que esperan encontrar en los próximos meses, Evans y Ryan creen que podrán avanzar en la comprensión de las dinámicas de los dinosaurios durante el Mesozoico y la explosión en el número de especies que antecedió a su extinción masiva a finales del Cretácico.

(Sin votaciones)
Cargando…