Inicio / Entrada de Blog / Los lomógrafos vuelven al formato 120

Los lomógrafos vuelven al formato 120

Los lomógrafos vuelven al formato 120


Txema Ruiz.- Los lomógrafos están en constante movimiento, con lanzamientos y recuperaciones que llevan a los aficionados a la fotografía tradicional a adentrarse en espacios que ya olvidados o que habían pasado a ser una extravagancia para muy pocos especializados y profesionales, como el formato 120.






Lo que comenzó como una especie de divertimento de unos jóvenes austriacos de la era postsoviética, se ha convertido en un movimiento de recuperación de la fotografía tradicional. Hace poco fue la resurrección del formato 110 con la orca en blanco y negro, seguida de la Tiger en color, ahora aparece la cámara Belair 6×12, una cámara compacta de fuelle de formato 120 (220).



Lomografos y formato 120


Las cámaras de formato 120 se empezaron a fabricar a mitad del siglo XX y fueron sustituyendo a las cámaras de placas y, al contrario de lo que ocurre en los sistemas para película de 35 milímetros, en el que el tamaño del negativo es estándar, aquí no hay un tamaño único, aunque las más usadas son, sobre todo, la 6×6.


Pero la sociedad lomográfica, además de la propuesta de la Belair, presenta un negativo totalmente nuevo con una medida de 6×12, es decir 6 de alto y 12 de largo, con lo que se gana bastante panorámica, aunque también puede hacer fotos con los formatos de 6×6 y 6×9, con un adaptador.



Formato 120 con las mismas sensibilidades


La nueva cámara, de la que habrá tres versiones, con objetivos intercambiables, desde uno estandar de 90 mm (aproximadamente un 50 mm en 35) a un gran angular de 58 mm (35 mm en formato de 35) costará en torno a los 350 euros inicialmente.Las emulsiones de películas formato medio son iguales que las de 35 mm y se podrán encontrar prácticamente las mismas sensibilidades (ISO).


Hay que tener en cuenta que la presentación es distinta ya que, en vez de ir dentro de un cartucho metálico, están enrollados en un cilindro de plástico, por lo que habrá que tener cuidado a la hora de cargarla en la cámara a fin de que no se vele, porque solo está protegida por un papel opaco.


En las 220 no existe esa protección. Así que para evitar sorpresas, lo mejor es hacer la carga en lo más cercano a la oscuridad total. Lo más frecuente es usar una película de 120 mm pero también las hay de 220 mm, lo que significa que se pueden hacer el doble de fotos. Por ejemplo en formato 6×6, el más empleado, salen 12 (en 120 mm) y 24 (220 mm).


Sin embargo no todas las cámaras admiten la de 220. A lo largo de la historia han sido muchos los fabricantes que han tenido cámaras para este formato, entre las que destacan las alemanas Agfa y Zeiss Ikon, la soviéticas Lubitel y Moskva, entre las clásicas y la mítica sueca Hasselblad que junto a Mamiya (Japón) y Rollei (Alemania) están consideradas las “nos plus ultra”, junto a la ucraniana Kiev, una cámara muy solicitada.




(Sin votaciones)
Cargando…