Inicio / Entrada de Blog / Microorganismos invaden la “casa” de las bacterias gigantes en el océano para robar comida

Microorganismos invaden la “casa” de las bacterias gigantes en el océano para robar comida

Microorganismos invaden la “casa” de las bacterias gigantes en el océano para robar comida
 

 

Investigadores de la Universidad del Sur de Dinamarca han descubierto que las residencias de las bacterias gigantes llamadas “Thioploca”, que viven en el mar, son invadidas por microorganismos parásitos que les roban la nutrición. Según los científicos, esta relación puede afectar al ecosistema del océano, como revelan en un artículo que se publica en la revista “Nature”.

La zona de observación ha sido el Pacífico mexicano, donde existe una gran colonia de “Thioplocas”, una de las bacterias más grandes del mundo. Es tan grande que prácticamente puede contemplarse a simple vista. Convive junto a otros miembros de su especie alineadas en haces de filamentos semejantes a fideos chinos. Se alimenta de nitrato, que absorbe en el agua. Cuando se ha alimentado se retira a su hogar, una vaina en el subsuelo marino, habitáculo que abandona para volver a comer.

“Durante mucho tiempo hemos pensado que desaparecía una cantidad sorprendentemente grande de nitrato. Cuando se investigó el caso, vimos que la Thioploca no era la única responsable de la eliminación de este nitrato. Dentro de las vainas se encontraron algunos organismos más pequeñas, denominados bacterias anammox, que roban el nitrato de la Thioploca cuando se retira a su vivienda con la cosecha”, explica Bo Thamdrup, uno de los investigadores.

En el estudio que describe la recién descubierta simbiosis marina han participado también científicos del Pomona College, en California. El hallazgo sirve para arrojar luz de por qué en algunas partes de los océanos desaparecen grandes cantidades de nutrientes.

“La relación simbiótica recién descubierta aumenta el metabolismo del nitrógeno en el mar. Esto conduce a menos algas en el agua y por lo tanto menos alimentos para los organismos marinos. La consecuencia es que hay menos alimento para los peces”, aclara Thamdrup.

Aunque lo que suele preocupar a los científicos es la proliferación de algas, que pueden llevar a la muerte a los peces en las regiones costeras, en otras zonas del mundo la reducción de algas provoca peores condiciones para el resto de especies. El lugar del océano estudiado en México se caracteriza por una producción extremadamente baja de oxígeno. Sólo las bacterias que se alimentan de nitrato pueden vivir aquí. Si sucediera cerca de la costa podría tener implicaciones negativas para la pesca.
(Sin votaciones)
Cargando…