Inicio / Entrada de Blog / MUSES, o por qué el mundo profesional también necesita cinturones de seguridad. Por Miguel Á. Juan

MUSES, o por qué el mundo profesional también necesita cinturones de seguridad. Por Miguel Á. Juan

MUSES, o por qué el mundo profesional también necesita cinturones de seguridad. Por Miguel Á. Juan
Miguel Ángel Juan× (S2 Grupo) para EFEfuturo.- A estas alturas, casi todos estamos de acuerdo en que tenemos un problema con la  ciberseguridad. Constantemente recibimos noticias sobre robos de información, suplantaciones de identidad y fraudes. Algunos, obtienen más atención por su componente de prensa rosa o por su trascendencia real, pero les aseguro que hay muchos más que, simplemente, quedan bajo el umbral de nuestra atención.

Algunos estamos más concienciados de las consecuencias de las amenazas a las que están expuestos nuestros sistemas. Otros, sólo tienen una visión parcial. No es extraño, ya que se trata de asuntos que requieren, para su total comprensión, de un cierto conocimiento técnico previo que no todo el mundo tiene.

Hay dos tendencias tecnológicas que agravan el problema. La primera es la extensión en el uso de los dispositivos móviles, tanto para tareas personales como profesionales. Muchas veces, incluso, el usuario utiliza su propio dispositivo (BYOD, por sus siglas en inglés: Bring Your Own Device) para tareas profesionales. Esto implica el acceso desde dispositivos y redes Wi-Fi que, por su naturaleza no están bajo nuestro control.

La segunda es el uso creciente de la nube como plataforma para el almacenamiento de información y la ejecución de aplicaciones. Rara vez tiene el usuario conciencia del grado de exposición de sus datos en la nube.

La cuestión es cómo abordar este problema. No podemos dejar la tarea en manos del usuario porque, como decía arriba, la complejidad técnica puede dejar fuera de juego a los legos en la materia (casi todos ). Se puede exigir un mínimo de concienciación y de prudencia sin los que cualquier otra medida es inútil, pero poco más.

La solución tiene que venir de la mano de mecanismos de seguridad integrados en los propios terminales móviles.

No se trata tanto de sistemas de control de acceso o de antimalware como de aplicaciones algo más inteligentes que sean capaces de evaluar en tiempo real las amenazas a las que está expuesto el usuario, en función de la tarea que está realizando, el sitio al que está accediendo o la información que está manejando y que le asistan impidiendo errores, advirtiendo de los peligros y proporcionando al usuario un nivel de percepción realista del riesgo que le permita actuar con conocimiento de causa.

Las cosas cambian poco a poco, claro. En sector de automoción, por ejemplo, los fabricantes incorporan medidas de seguridad cada vez más sofisticadas, activas y pasivas, que asisten en la conducción y proporcionan información de manera adecuada (ni demasiada ni inmanejable), para que el conductor sea consciente de su entorno y pueda tomar las decisiones adecuadas.

Y al igual que en el mundo de los coches, el sector de las TI debe ir por ese camino.

Nuestra empresa lidera un consorcio para el desarrollo de un proyecto de I+D, parcialmente subvencionado por la Comisión Europea, llamado MUSES. En este proyecto, precisamente, tratamos de proporcionar un mayor nivel de seguridad a los usuarios de dispositivos móviles en entornos complejos, con tareas personales y profesionales y acceso a nubes privadas y públicas.

Estamos en fase de pruebas y hemos conseguido que el terminal informe al usuario de situaciones de riesgo cuando está accediendo a información confidencial en una red insuficientemente segura, utilizando una aplicación que no ha sido auditada o accediendo a un sitio web inseguro, por ejemplo.

Hemos reducido la probabilidad de que el usuario incurra en un riesgo, sin interferir en el uso que requiere de su dispositivo.

Los móviles, benditos móviles, han hecho más fácil nuestra vida profesional. Pero tenemos que trabajar para que su uso no implica riesgos. De seguridad y de privacidad.

El mundo profesional también necesita cinturones de seguridad.

 

Una nueva seguridad para el sector industrial. Por Miguel Ángel Juan


Mi Mundo sin Ciberseguridad. Por Miguel Ángel Juan*

(Sin votaciones)
Cargando…