Inicio / Entrada de Blog / Música colaborativa gracias a la tecnología. Por (*) Alan Neil

Música colaborativa gracias a la tecnología. Por (*) Alan Neil

<p>

Parece que los nuevos tiempos y los procesos democráticos, cada vez más horizontales, en cuanto a la toma de decisiones también están presentes en la creación productos artísticos. Internet ha hecho que la verticalidad desaparezca en muchísimos campos, y el de la música está experimentando un cambio, también por la necesidad de que la industria se renueve y sepa gestionar material musical con el debido respeto que el público y el artista exigen.




Actualmente, vemos como las formas de organización democrática de nuestra sociedad se establecen mediante programas online para la creación de comunicados, programas, o acciones; estos también son extrapolables a la participación artística colaborativa o de creación en internet con un componente de horizontalidad que antes no se daba.



Musica colaborativa


Existen diversos portales que, además de aportar herramientas para la producción y composición, desarrollan nodos que conectan diferentes artistas para el desarrollo de proyectos conjuntos a través de las redes, las barreras idiomáticas apenas son importantes, ya que el lenguaje que importa, es la música.


Entre las diversas plataformas que cumplen estas características, destaca Ohm Studio, algo así como un programa de proceso compositivo online, donde los usuarios pueden aportar sus sonidos –en todos los significados- a proyectos que estén subidos a una nube y en donde los usuarios pueden crear diferentes producciones de una misma canción; algo así como un multipistas online similar al programa de producción ableton.


Music Gateaway, también es otra de las redes más importantes, un equivalente musical de linkedin, en donde productores, músicos y terceros de todo tipo buscan canciones, artistas para proyectos, compositores, etc.


El siguiente paso para músicos que quieran editar de manera independiente, existen compañías como My CD Baby, Zimbalam o Redeye (este último de forma física) que proporcionan lanzamientos a todo tipo de plataformas online como spotify, googleplay o itunes. Su importancia reside en que los beneficios nos son tan abusivos como los de las mayors, y el artista realmente puede obtener el precio justo.


Todas estas plataformas suponen ruptura frente a la forma de hacer música como a la de su distribución. Es una traslación de la horizontalidad que el mundo tecnológico ha llevado a nuestros días. El contexto sociocultural de los últimos años ayuda a que este tipo de asociaciones dispares entre músicos y productoras estén en auge y sean cada vez más emergentes, cuya importancia también reside en las licencias creative commons.


La tecnología es la catalizadora de estos procesos y surge de la necesidad de la industria musical por cambiar y renovarse, y definitivamente, por expandir las ganancias, la democracia y la libertad de los artistas a un nuevo marco que se está ajustando a los nuevos tiempos.


Otras entradas de CYBERGEEKS

(Sin votaciones)
Cargando…