Inicio / Entrada de Blog / Nacimiento y muerte de estrellas en la Gran Nube de Magallanes

Nacimiento y muerte de estrellas en la Gran Nube de Magallanes


 

Empleando el Very Large Telescope de ESO, los astrónomos han estudiado con detalle el área NGC 2035 de esta galaxia de nuestro vecindario.

Localizada a sólo alrededor de 160.000 años luz de distancia de la Tierra, en la constelación de Dorado (o The Swordfish) la Gran Nube de Magallanes (Large Magellanic Cloud) es una de las galaxias de nuestro vecindario más cercano. En ella se están formando activamente nuevas estrellas en regiones que son tan brillantes que algunas de ellas incluso son visibles desde la Tierra a simple vista, como sucede con la Tarantula Nebula. Ahora se ha obtenido una nueva imagen, tomada con el Very Large Telescope de la ESO ubicado en el Observatorio Paranal, en Chile, que recoge la exploración del área NGC 2035, también conocida con el sobrenombre de Dragon’s Head Nebula.

La NGC 2035 es una región HII, o una emisión nebulosa, consistente en nubes de gas que resplandecen debido a la radiación energética generada por las estrellas jóvenes. Esta radiación arrastra electrones de los átomos dentro del gas, que eventualmente se recombinan con otros átomos y liberan luz. Mezclados con el gas se convierten en masas oscuras de polvo que absorben bastante más energía de la que emiten, creando líneas onduladas y formas oscura a lo largo de la nebulosa.

Las formas filamentosas situadas en la parte izquierda de la imagen no son el resultado del nacimiento de una estrella, sino más bien una muerte estelar. Fueron creadas por uno de los acontecimientos más violentos que pueden suceder en el Universo, la explosión de una supernova. Estas explosiones son tan brillantes que, a menudo, por decirlo de un modo sintético, llegar a opacar toda la galaxia en la que se encuentran, justo antes de desvanecerse ante la vista durante varias semanas o meses.

 


La Gran Nube de Magallanes es una de las galaxias más cercanas a la nuestra. Los astrónomos han empleado ahora el potencial del Very Large Telescope de la ESO para explorar en detalle la NGC 2035, una de su regiones menos conocidas. Esta nueva imagen muestra nubes de gas y polvo en el lugar en el que calientes nuevas estrellas están naciendo, esculpiendo sus alrededores con extrañas formas. Pero también se pueden apreciar los efectos de la muerte de una estrella, que son los filamentos creados por la explosión de una supernova y que se aprecian en la parte izquierda. Imagen cortesía de ESO.


A partir del estudio de esta imagen, podría ser difícil comprender el tamaño total de estas nubes, puesto que se extienden a lo largo de varios cientos de años luz. Y no se encuentran en nuestra galaxia, sino mucho más lejos. La Gran Nube de Magallanes es enorme, pero cuando se compara con nuestra galaxia es muy modesta en su extensión, ya que se extiende sólo a lo largo de 14.000 años luz, lo que supone una décima parte del tamaño de nuestra Vía Láctea.

La imagen ahora publicada fue tomada empleando el FOcal Reducer y un instrumental espectrográfico añadido al Very Large Telescope de la ESO, que está integrado dentro del programa ESO Cosmic Gems, una iniciativa que busca obtener el mayo rendimiento posible de los telescopios de la ESO con fines educativos y de participación del público. Todos los datos que se obtienen con su uso son puestos a disposición de los científicos de cualquier lugar del mundo a través del archivo de ESO. Cabe recordar que ESO es la mayor organización astronómica intergubernamental de Europa y que está soportada por 15 países: Austria, Bélgica, Brasil, República Checa, Dinamarca, Francia, Finlandia, Alemania, Italia, Holanda, Portugal, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido.

 
(Sin votaciones)
Cargando…