Inicio / Entrada de Blog / El bosón de Higgs también conquista el Nobel

El bosón de Higgs también conquista el Nobel

Peter Higgs y Francois Englert han recibido el premio Nobel de Física por el desarrollo de una teoría que explica la ruptura espontánea de la simetría electrodébil. Si usted tiene interés en poder transmitirlo a sus familiares, puede que le resulte más fácil memorizar que postularon la existencia del bosón de Higgs. Y tendrá que acompañarlo de “sí, esa partícula responsable de que el resto de las partículas tengan masa”, si es que quiere que le consideren mínimamente entendido en la materia.

El físico belga François Englert. EFE/Olivier Hoslet

Desgraciadamente las preguntas sencillas pocas veces tienen respuestas fáciles. Para responder a ¿de qué están hechas las cosas? se lleva trabajando desde la época de Demócrito y es en lo que la Física de Partículas sigue desarrollando su labor. De alguna manera hemos conseguido “ver” lo que a día de hoy consideramos componentes fundamentales de la materia, pero para ello tuvieron que desarrollarse teorías como la Mecánica Cuántica y la Teoría de la Relatividad que son el quebradero de cabeza de muchos estudiantes de física.

Además, una vez que descubres las distintas partículas que existen y mides sus características, la pregunta natural es ¿por qué no son todas iguales? ¿Por qué unas partículas son muy masivas (como los bosones W y Z, por cierto, descubiertos también en el CERN) y por qué otras tienen una masa nula como los fotones (las partículas que forman la luz)?.

La respuesta a esa pregunta aparentemente inocente es lo que ha merecido el premio Nobel de Física.

Tal vez le sorprenderá saber que este logro no lo hicieron Higgs y Englert (cada uno de forma independiente) precisamente antes de ayer, sino en 1964.

Imagen de archivo de Peter Higgs. Alan Wal/University of Edinburgh.

Ha sido un largo camino para una teoría que completa un marco teórico (el Modelo Estándar), pero que como todas las teorías, es necesario demostrar su veracidad antes de aceptarla como válida. Y eso sólo ocurrió el 4 de julio de 2012, cuando el LHC en el CERN (Centro Europeo de Física de Partículas) hizo público el descubrimiento experimental de esta partícula. En otras palabras, fuimos capaces de medirla con instrumentos, requisito fundamental del científico, que si no lo “ve”, no lo cree…


El impacto del premio Nobel en la sociedad es claramente enorme. No es el premio más rentable, muchos podrían discutir la justicia con la que se han impartido en algunos casos y pueden no ser ni siquiera el más prestigioso en algunos campos. Pero no hay discusión, es el premio más mediático.
El hecho de que “el bosón de Higgs” lo haya conseguido es inevitablemente un orgullo para todos los que trabajamos en el campo, y eso que ya nos sentíamos muy honrados con el anuncio del Premio Príncipe de Asturias de Investigación científica y Técnica 2013 que ha galardonado a Higgs, Englert y, en este caso sí, al CERN.

Y es que desde un punto de vista obviamente sesgado, he de decir que reconocer la labor del CERN en este descubrimiento es de agradecer, pues han sido aproximadamente 15 años de trabajo de cerca de 10.000 personas para crear el instrumento que ha ampliado las fronteras de nuestro conocimiento. Sin desmerecer ni mucho menos la brillantez de Higgs, Englert, Brout y, para ser justos, de muchos otros físicos teóricos que han guiado el camino a seguir, hoy en día somos conscientes de que la unión hace la fuerza, y la mayoría de los descubrimientos científicos se realizan gracias a colaboraciones de multitud de individuos sobresalientes.

Cristina F. Bedoya, investigadora del CIEMAT y responsable adjunta del detector de las cámaras de deriva del experimento CMS (Compact Muon Solenoid) en el LHC (Large Hadron Collider), CERN.

 
(Sin votaciones)
Cargando…