Inicio / Entrada de Blog / Nuevas evidencias de que los dinosaurios eran de sangre caliente

Nuevas evidencias de que los dinosaurios eran de sangre caliente

Nuevas evidencias de que los dinosaurios eran de sangre caliente
Para desarrollar la velocidad y potencia que necesitaban los dinosaurios debieron ser de sangre caliente.

 

Una investigación de la Universidad de Adelaida ha mostrado nuevas evidencias de que los dinosaurios eran de sangre caliente, como las aves y los mamíferos, y no de sangre fría como los reptiles como comúnmente se cree.

En un artículo publicado en PLoS ONE, el profesor Roger Seymour, de la Escuela de la Tierra y Ciencias Ambientales de la Universidad de Adelaida, sostiene que los dinosaurios de sangre fría no habrían tenido la fuerza muscular necesaria para atacar a otros animales y dominar sobre los mamíferos como lo hicieron durante el período Mesozoico. “Se puede aprender mucho acerca de los dinosaurios a través de los fósiles, pero la cuestión de si los dinosaurios eran de sangre caliente o de sangre fría sigue siendo objeto de acalorados debates entre los científicos”, dice el profesor Seymour.

“Algunos señalan que el gran cocodrilo de agua salada puede alcanzar una temperatura corporal por encima de los 30 °C cuando se calienta al sol durante el día, y  puede mantener esa alta temperatura durante la noche simplemente porque es grande y va perdiendo temperatura lentamente”, comenta Seymour, quien añade que “como hipótesis, los grandes dinosaurios de sangre fría podrían haber hecho lo mismo, disfrutando de una temperatura corporal tibia y sin la necesidad de generar el calor en sus propias células mediante la quema de la energía de los alimentos como hacen los animales de sangre caliente.” Pero en su artículo, el profesor Seymour se pregunta cuánta potencia muscular podía ser producida por un dinosaurio como un cocodrilo en comparación con un dinosaurio parecido a los mamíferos del mismo tamaño.

 

El cocodrilo gigante de agua salada sirve de modelo para demostrar que si los dinosaurios hubieran sido como él no habrían podido dominar a los mamíferos.

Los cocodrilos de agua salada alcanzan más de una tonelada de peso y, siendo alrededor del 50% del músculo, tienen la reputación de ser animales muy poderosos. Sin embargo, mediante el análisis de sangre y mediciones del lactato muscular recogidos por sus colaboradores en la Universidad de Monash, la Universidad de California y del Instituto para la Conservación de la Vida Silvestre Internacional en los Territorios del Norte, el profesor Seymour demuestra que un cocodrilo de 200 kg puede producir sólo alrededor del 14% de la potencia muscular de un mamífero en un momento de ejercicio máximo, y ese porcentaje parece disminuir cuanto mayor es el tamaño del cuerpo.

“Los resultados muestran además que los cocodrilos de sangre fría no sólo carecen de la potencia necesaria para un ejercicio intenso, sino también la resistencia, cualidades que son evidentes en los mamíferos de sangre caliente”, dice el profesor Seymour. “Así que, a pesar de la impresión de que los cocodrilos de agua salada son animales muy poderosos, un dinosaurio como un cocodrilo no podría competir bien contra un dinosaurio parecido a los mamíferos del mismo tamaño.

Los dinosaurios dominaron sobre los mamíferos en los ecosistemas terrestres en todo el Mesozoico. Para hacerlo, ellos debían haber tenido más poder muscular y mayor resistencia que lo que les habría permitido su fisiología en el caso de que fueran un dinosaurio como un cocodrilo.” Esta última investigación se suma a la de trabajos anteriores del propio Seymour sobre el flujo sanguíneo en los huesos de las piernas de los dinosaurios, y que concluían que estos animales eran, posiblemente, incluso más activos que los mamíferos.

 

 

 
(Sin votaciones)
Cargando…