Inicio / Entrada de Blog / Observada una galaxia hambrienta devorando el gas que la rodea

Observada una galaxia hambrienta devorando el gas que la rodea

Observada una galaxia hambrienta devorando el gas que la rodea
 

 

Un grupo internacional de astrónomos ha descubierto una “galaxia hambrienta”, muy distante de nosotros, “engullendo” el gas cercano a ella. Los investigadores, entre los que se encuentran la astrofísica Crystal Martin, de la Universidad de Santa Bárbara, han visto caer el gas hacia el interior de la galaxia, creando un flujo de materiales que es el responsable de la formación de las estrellas y de los movimientos de rotación en el interior de las galaxias. Ésta es la mejor observación directa que se ha obtenido hasta el momento de este fenómeno, y apoya la teoría de que las galaxias atraen y devoran la materia cercana con el objetivo de crecer y formar más estrellas.

Las galaxias espirales, como nuestra Vía Láctea, se formaron hace millones de años en las concentraciones de materia oscura que empezó a crecer poco después del Big Bang. Las estrellas están formadas por diferentes tipos de gas enfriado y condensado y, con el tiempo, estos elementos vuelven a su entorno cuando la estrella muere.

Pero lo que el modelo no ha sido capaz de explicar es la formación continua de estrellas en algunas galaxias, el hecho de que algunas galaxias transformen continuamente moléculas de gas en estrellas.  El modelo más simple se basa en un entorno cerrado, y por eso predice que la formación de estrellas debería haber acabado hace mucho tiempo debido a que el suministro de gas es limitado.

“Hasta ahora ha sido un problema” -afirma Martin- “Las galaxias deberían haber acabado con su gas en una escala de tiempo mucho más corta de lo que se ha observado. De hecho, nuestra propia galaxia ya debería haberse quedado sin ese combustible, pero las estrellas se siguen formando en ella. Por tanto, las galaxias debían de tener algún sistema para proveerse de más gas, pero hasta ahora no había habido ningún medio para detectar la entrada del combustible frío”.

Ahora, sin embargo, gracias al lejano cuásar HE 2243-60, Martin y sus colegas han podido observar cerca de una típica galaxia de formación estelar distintas trazas que indican la entrada de gas alimentándola. En este escenario han podido comprobar cómo el gas se aproxima a la galaxia haciendo movimientos circulares alrededor de ella antes de caer en su interior. Aunque se había observado en otras ocasiones alguna evidencia de esta situación, el movimiento del gas y sus otras propiedades no se había explorado completamente hasta ahora.

Estas observaciones han sido posibles gracias a la disposición del cuásar que, por casualidad, estaba perfectamente posicionado para conseguir los resultados de este estudio. Los astrónomos utilizaron dos instrumentos conocidos como SINFONI (Espectrógrafo de Campo Integral para Observaciones en el Infrarrojo Cercano) y UVES (Espectrógrafo para  la Escala Visual y Ultravioleta). Ambos aparatos, que están instalados en el Observatorio Paranal, al norte de Chile, han permitido mostrar tanto los movimientos giratorios de la propia galaxia como la composición y los movimientos del gas fuera de ella.

“El resultado de esta observación es el descubrimiento de cómo una galaxia activa alimenta su crecimiento prodigioso”, según el coautor del estudio Michael Murphy, de la Universidad Tecnológica Swinburne de Australia. “Hemos observado, lo más directamente posible, el proceso de alimentación para la formación de un gran número de estrellas  muy rápidamente hace 11 millones de años”.

Esta observación también refuerza el argumento de que las galaxias de baja masa se forman a través de estas corrientes frías de gas, que también permiten a las galaxias prolongar su actividad de formación de estrellas.
(Sin votaciones)
Cargando…