Inicio / Entrada de Blog / Cerebro: derecha e izquierda

Cerebro: derecha e izquierda

Si usted acumula la actividad en el hemisferio izquierdo del cerebro lo más probable es que use la mano derecha para tomar el móvil. En eso no hay nada nuevo. Ocurre con la mayor parte de la población que es diestra, según un estudio realizado por científicos del Departamento de Otorrinolaringología del Sistema de Salud Henry Ford, en Estados Unidos.

Pero ¿por qué se hace un amasijo cuando quiere tomar notas con la mano derecha y con el teléfono asido con esa misma mano?

Las conclusiones del estudio podrían ser simples, pero sus alcances van mucho más allá y podrían servir para resolver algunos viejos interrogantes sobre la actividad cerebral.

Según Michael Seidman, uno de los científicos que dirigió el estudio, “este tiene muchas implicaciones, especialmente en lo que se refiere al centro del lenguaje en el cerebro”.

El investigador explica que al establecer una correlación entre el sector cerebral dominante y el lado en que se escucha el móvil se podría desarrollar una forma menos invasiva y onerosa de determinar cuál es el punto del cerebro que controla el lenguaje, además de otros centros de actividad.
También el estudio ofrece pruebas adicionales de que no existe una relación entre el uso del teléfono móvil y la aparición de tumores en el cerebro, en el cuello o la cabeza.

Debido a que la mayoría escucha el móvil con su oreja derecha, tendría que haber una gran proporción de pacientes de cáncer en esos puntos del cuerpo y eso hasta ahora no se ha visto, según los científicos.

Así es que siga usted conversando por el móvil. No tendrá problemas de cáncer. Y si va a tomar notas, escuche con su oreja izquierda porque da lo mismo que lo haga con la derecha.
Esa es la buena noticia. La mala es que en otro estudio se estableció que beber y fumar acelera el envejecimiento de una persona, no sólo en su apariencia física sino también en su función cerebral.

Según científicos de la Universidad de California, su investigación estableció que las personas alcohólico dependientes y que fuman tienen más problemas de memoria y de destreza, pierden la capacidad de pensar de manera rápida y eficiente y no resuelven problemas de fácil solución que las que no fuman. Lo peor es que esos efectos se exacerban con la edad.

Según Alecia Dager, científico del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Yale, el gran problema actual es que los tratamientos contra el alcoholismo parecen hacer caso omiso de la relación que existe entre el alcohol y el tabaco.

“El hábito del tabaco, el consumo excesivo de alcohol y la edad están vinculados a un mayor daño por oxidación en el cerebro”, según Timothy Durazzo, profesor del Departamento de Radiología e Imagen Biomédica de la Universidad de California.

 
(Sin votaciones)
Cargando…