Inicio / Entrada de Blog / Paco Elvira, el maestro que nos deja en herencia mucho más que sus fotos

Paco Elvira, el maestro que nos deja en herencia mucho más que sus fotos

Txema Ruiz, periodista de EFEfuturo/EFEverde, experto en fotografía y economía


Por Txema Ruiz @txemaruiz.- En ocasiones las noticias abrumadoras de cada día quedan, aunque sea por un instante, en un segundo plano. A veces una persona pasa a ocupar el primer plano, la imagen primordial y el pie de foto. Es el caso del fotógrafo Paco Elvira recientemente fallecido en un accidente en Barcelona. Un accidente, en compañía de su cámara, mientras quería hacer unas fotos del Garraf para su blog.



Paco Elvira


Paco Elvira, a quien no tuve la fortuna de conocer personalmente, ha fallecido mientras se dedicaba a lo suyo que, fundamentalmente, eran las fotos, muchas de las cuales se pueden encontrar en su blog www.pacoelvira.com “diario de un fotógrafo profesional”,donde, por añadidura hay muchas más cosas.


Para los aficionados a la fotografía Paco Elvira representa una de esas personas de las que se aprende cada día, y no solo con sus fotos; también con su saber sobre este mundo muchas veces, tan duro y que él había recorrido en tantas ocasiones, a veces alojado en sitios infames, otras en lujosos, como él mismo explicó.




Paco Elvira representa una de esas personas de las que se aprende cada día



Más que fotos


Pero, además de eso, también se aprende de él, por su cordialidad que se percibe en cada una de las historias que cuenta; de esa paciencia insuperable a la que se ha referido Pilar del Río, la compañera de José Saramago con quien sí trabajó.
Ha recorrido prácticamente todo el mundo, ha puesto sus cámaras al servicio de la información y, como él mismo comentaba no hace mucho, con un objetivo fundamental que no era otro que hacer buenas fotografías.


Pero, pese a que sostuviese con modestia lo contrario, para la mayoría, la opinión de Paco Elvira sobre alguna cámara u objetivo, era primordial, una referencia necesaria para los que solo somos meros aficionados y permanentes aprendices.


Ciertamente queda una cierta orfandad con la desaparición de alguien que, sobre todo, era una buena persona que, además, hacía una fotos extraordinarias que, eso sí, nos deja como su gran legado.

(Sin votaciones)
Cargando…