Inicio / Entrada de Blog / #20REVOLUCIONES

#20REVOLUCIONES

<p>J. Armentia en el Planetario de Pamplona. EFE/Villar López.</p>
En 1543 casi a título póstumo el astrónomo polaco Nicolás Copérnico publica su libro “De revolutionibus orbium coelestium”(Sobre las revoluciones de las esferas celestes, podríamos traducir en castellano moderno).

En él propone la idea, realmente revolucionaria, de que la Tierra recorre una órbita en torno al Sol a lo largo del año, como lo hacen los otros planetas. De la idea de una Tierra inmóvil y en el centro de todo se pasa a una posición dinámica, que abrirá una nueva imagen del Universo, la de la ciencia que se irá desarrollando tras Copérnico.

De hecho, la palabra REVOLUCIÓN fue tomando ese significado de cambio radical y completo por culpa de la astronomía. Así que, gracias a Copérnico, sabemos que cada año es una revolución más que sumamos a nuestra biografía.

Y esta ha sido la excusa que a través de las redes sociales ha tomado como bandera (o “hashtag”: #20revoluciones) el Planetario de Pamplona, que el 26 de noviembre de 2013 cumple 20 revoluciones solares.

Hace 20 años, cuando el Planetario comenzó a iluminar su cúpula de 20 metros para el público navarro, revelábamos las fotografías, no teníamos teléfonos móviles, el Universo se expandía cada vez más lentamente y el bosón de Higgs… solo lo conocían unos cuantos físicos locos que comenzaban a diseñar la máquina más grande del mundo para encontrarlo. No estaba la Estación Espacial, y ni siquiera el Hubble había comenzado a mandarnos sus soprendentes imágenes del Cosmos. El mapa del genoma humano era un sueño de futuro, y aún so se habían firmado los protocolos de Kyoto.

Lo cierto es que en estos 20 años el Planetario de Pamplona ha recorrido muchas historias: más de dos millones y medio de visitantes, de entre ellos tres cuartos de millón de escolares que han tenido un primer contacto con el cielo.

Actividad para niños. EFE/Jesús Diges.

Algunos de esos niños que fueron protagonistas de las historias de “Escuela de Estrellas” (http://escuela.pamplonetario.org) son científicos, quizá con nuestra ayuda.

Los planetarios españoles, ahora más de veinte instalaciones sumando museos y centros de ciencia, fueron poblando la geografía de nuestro país a lo largo de estos años, y siguen vivos y con mucha actividad, como demostró el Año Internacional de la Astronomía celebrado en 2009 y seguido por millones de personas a través de la red de centros de ciencia, con los observatorios y las universidades y la siempre importante colaboración de las agrupaciones de astrónomos aficionados.
Lo más importante del trabajo de divulgación científica es saber que es una carrera de fondo, que poco a poco se va sumando más gente y van apareciendo más ideas.

Hace 20 años no existían los blogs ni las redes sociales, pero ahora son un elemento fundamental que permite que el conocimiento científico llegue un poco más lejos.

Es cierto que aún queda convencer a las administraciones públicas que invertir en ciencia es más necesario cuando los tiempos son difíciles, y animar al mecenazgo privado que se acerque también por los planetarios.

En el Planetario, por ejemplo, hemos establecido recientemente un convenio de colaboración con la Obra Social “la Caixa” que permite afianzar las actividades educativas y de divulgación de la ciencia”.

La cultura, la cultura científica, necesita de centros como el Planetario de Pamplona, afortunadamente una de las muchas iniciativas que siguen despiertas y vivas en nuestro país.
(Sin votaciones)
Cargando…