Inicio / Entrada de Blog / Panasonic LUMIX GM1: coquetería y tecnología en 200 gramos

Panasonic LUMIX GM1: coquetería y tecnología en 200 gramos

<p>Cámara de Fotos Panasonic GM1</p>
Txema Ruiz
Txema Ruiz intentado enfocar con la Welta Berlira, algo muy complicado en días con poca luz

Por Txema Ruiz.- La firma Panasonic ha lanzado al mercado una cámara que no va a pasar desapercibida porque, sus características y prestaciones, avalan la calidad que se le presupone. Un dispositivo que reúne un aire de coquetería y alta tecnología en apenas 200 gramos y que se puede llevar fácilmente en la palma de la mano.

No me atrevería a decir, como ha señalado algún colega, que es la mejor de todas las Panasonic pero, sin duda, estamos ante un dispositivo que tiene mucho a su favor para convencer a unos usuarios que, probablemente, se vuelven más exigentes.

Se trata de una compacta micro 4/3 de lente intercambiable con un sensor de 16 millones de megapíxeles de resolución. Es un sensor de considerable tamaño y que supone algunas ventajas apreciables. En mi opinión la más significativa es que da mucho juego en las situaciones complicadas de luz, por ejemplo en los grandes contrastes o cuando hay que forzar la sensibilidad sin que se genere mucho ruido, es decir aparezcan en las ampliaciones esos molestos granitos que afean la foto.

Al ser pequeña podría parecer que es un poco incómoda de manejar; nada de eso, el usuario se acostumbra rápidamente a ella y a la disposición de los mandos que es bastante clara.

En la parte superior del cuerpo está el botón de arranque/cierre, el de conexión de WI-Fi y la rueda de elección de las diversas opciones de disparo, desde la totalmente automática, hasta la manual, pasando por las personalizadas.

Claro que Panasonic podría haber hecho un esfuerzo y dotar a esta cámara de un visor y de una zapara para flash externo. Carece de ambas cosas y eso hay que apuntarlo en el debe.

Igualmente me ha parecido que el menú de opciones es un poco denso, demasiado largo con muchas que jamás se usan, salvo para probar como son. Me parece un exceso tanto filtro pero, en todo caso, no molestan más allá de lo ya comentado.

Las funciones básicas, una vez que se aprenden, son más fáciles de usar y esto es lo más importante.

El ISO (sensibilidad) se extiende desde 200 hasta 25600. Se queda un poco corto por la parte baja, donde generalmente se puede empezar en 80 o 100. En este sentido hay que decir que en las fotos con poca luz hasta 3200 ISO los resultados son excelentes.

Habrá que ver de qué cantidad de objetivos se dispone para completar el de equipo que es un 12-32, con óptica Leica y que tiene una calidad acorde con el nombre.

Ya se puede comprar con el objetivo comentado 12-32 mm (f 3.5/5.6) por unos 700 euros que se convierten en 1.000 euros si se añade un objetivo de 20 mm y f 1.7.

Se podrá objetar, no sin cierta razón, que por ese precio ya se dispone de réflex. Es cierto pero, la razón que puede esgrimirse para optar por este dispositivo son por un lado el tamaño del mismo, que hace que no sea una pieza molesta de transportar y, por otro, la posibilidad de la conexión WI-FI que permite un envío rápido de las tomas que se han efectuado.

En todo caso, esta es una decisión muy personal y poco hay que comentar sobre ella.

(Sin votaciones)
Cargando…