Inicio / Entrada de Blog / Pasado, presente y futuro

Pasado, presente y futuro

Soy un minero de Almadén, la mina se cerró hace más de diez años pero yo seguiré siendo minero hasta que muera. Parecía mentira, nadie creía que después de dos mil años la explotación se cerrase, pero así fue.


Paradojas de la vida, nos tocó a otros compañeros y a mí tapar los pozos con una losa de hormigón, enterramos así la historia de miles de trabajadores. Parece que fue ayer cuando empecé a trabajar en la mina de joven porque  mi padre era también minero, y su padre, y el padre de su padre y así desde no sé que año,  quizás desde siempre …



Pasad, presente…


La mayoría de los mineros de verdad se fueron prejubilados o jubilados y los más jóvenes nos quedamos aquí, fuimos testigos de la mayor transformación de las minas de mercurio, abrimos de nuevo los pozos de San ´Teodoro y San Aquilino y volvimos a bajar a la mina, ahora ya no para sacar mineral sino para sacar historia y cultura y no para nosotros sino para todo el mundo.


Tuvimos que recuperar un gran hundimiento, el de la caña Gitana, todo a mano, como nuestros abuelos, no como ahora con tanta maquinaria como teníamos, fortificamos todas las galerías de la planta 1ª, yo no la conocía pues estaba cerrada desde hace muchos años, creo que son galerías del siglo XVII y XVIII. Después recuperaron unos de fuera el pozo San Teodoro para bajar los 50 metros que separa esta planta de la superficie, montaron la iluminación, la seguridad, en fin las chorradas, lo importante lo hicimos nosotros.


Las obras se terminaron y se inauguró, aparecieron muchas personas que no conocía a hacerse fotos y se volvieron a ir. Yo me quedé de guía y al principio me sentí mal, vaya final para un minero…, pero luego empecé a sentirme orgulloso de contar nuestra historia, sobre todo cuando comprobé que a la gente le interesaba, no sólo para nosotros tenía valor. Ya hemos acompañado entre mis compañeros y yo casi 100.000 personas por estas nuestras galerías y cada vez me siento mejor.


Ya está bien de hablar de mí, esto no interesa a nadie. Yo escribo este diario porque quiero recuperar del olvido a un forzado de Almadén, creo que su historia se debe recordar. Tuve la suerte (o la desgracia, no sé) de que cayera en mis manos su diario, en el hospital de Mineros, donde se guardaban todos los papeles viejos, por cierto han hecho ahora un museo y han ordenado y clasificado todos esos papeles, también se puede visitar como nuestro Parque Minero aunque no tiene comparación.


El diario de Josef Ramón de Osta y Fernández, cuya lectura no puede dejar hasta que terminé, me permitió viajar al siglo XVIII y comprender lo que sentían aquellos hombres, es difícil de explicar, no sabría contarlo, aunque lo intentaré. Lo más parecido a esa sensación  (teniendo además en mis manos el documento original) fue ver el video que se proyecta en el museo de la cárcel de Forzados (de la que sólo quedan ruinas en el edificio de la Escuela de Ingeniería) y que podéis ver aquí:



(Sin votaciones)
Cargando…