Inicio / Entrada de Blog / Una pastilla para la igualdad sexual

Una pastilla para la igualdad sexual

Ya era hora de que las mujeres tengan las mismas oportunidades y satisfacciones sexuales que el hombre. Esto ocurrirá cuando las autoridades de la salud de Estados Unidos aprueben un medicamento, llamado flibanserin, el cual promete despertar el apetito sexual de muchas mujeres premenopáusicas víctimas de un llamado Trastorno Hipoactivo de Deseo Sexual.

Casi todos están felices: las mujeres que se felicitan por haber conseguido la igualdad ante “el sexo fuerte” y los hombres que resultarán “beneficiarios” indirectos de la aprobación final en Washington por parte de la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de Estados Unidos a sugerencia de un comité asesor.
Esa aprobación ocurrirá el 18 de agosto, día en que expira el plazo para que la FDA tome una decisión final tras una campaña llevada a cabo por grupos de mujeres reunidas bajo el deportivo lema de “Even the Score” (que en traducción libre significaría “empatar”) y que alegan haber sido víctimas de discriminación después de que la FDA aprobase el Viagra.

Pero más satisfechas estarán las autoridades de la empresa Sprout Pharmaceuticals que se prepara para la comercialización de un producto que, con seguridad, tendrá el mismo éxito de la pastilla azul y los otros compuestos similares que “levantan” el apetito sexual del hombre.

Efectos secundarios


De poco importará que la cápsula femenina, que seguramente será de color rosa, tenga efectos secundarios como baja presión sanguínea, náuseas o dolor de cabeza (este último generalmente aducido por algunas mujeres para justificar su renuencia sexual).
En realidad, todo apunta a que el visto bueno para la igualdad sexual se producirá pese a que hay muchos que consideran que su beneficio es escaso y los efectos secundarios importantes.

“Creo que en este momento, incluso considerando sus limitaciones, la aprobación del producto es el paso aconsejable”, manifestó Tobias Gerhard, miembro del comité que recomendó que la FDA emita el dictamen favorable al flibanserin

Viagra masculina. EPA PHOTO DPA FILES/JERZY DABROWSKI.

Ese voto fue aplaudido de inmediato por Susan Scanlon, presidente del grupo que promueve el “empate”, quien manifestó que “hemos escrito un nuevo capítulo en la lucha por la igualdad y la salud sexual”.

Katherine Campbell, quien llegó a Washington desde el estado de Indiana en un viaje pagado por Sprout para promover la aprobación del comité asesor de la FDA, indicó que desde que nació su primer hijo perdió todo interés en el sexo.

“He buscado desesperadamente ayuda para recuperar lo que he perdido, algo vital y hermoso de mi matrimonio. Los críticos dicen que sus efectos son escasos, pero yo lo daría todo aunque sean modestos”, indicó.

Hasta conocerse la decisión del comité, Even the Score había afirmado que la aprobación del Viagra dejó en desventaja a la mujer, una acusación rechazada de plano por las autoridades de la FDA.

“Nunca se ha dictaminado en favor de un medicamento para tratar el deseo sexual, de hombres o de mujeres”, afirmó Hylton Joffe, director de un departamento de la FDA vinculado a productos que tienen que ver con la urología y la reproducción, quien rechaza toda sugerencia de discriminación.

El Viagra y los otros medicamentos de composición química similar (como Cialis) tienen como objetivo neutralizar la disfunción eréctil y no aumentar el deseo sexual. En caso de entrar el mercado, el flibanserin se administrará toda las noches durante un tiempo antes de que ocurra el aumento del deseo sexual de las mujeres premenopáusicas.

Por el contrario, los medicamentos como el Viagra se recetan para ingerirlos en “la oportunidad adecuada” y su efecto no dura más de 36 horas, explicó Joffe.
Durante mucho tiempo la FDA ha reconocido que hay mujeres que sufren una reducción del deseo sexual lo cual les causa problemas y que resultarían beneficiadas con un tratamiento efectivo y seguro, añadió.

Pero no todo es miel sobre hojuelas para el último camino que recorra el flibanserin y ya han aparecido los extremistas que advierten de que la aprobación abrirá paso a lo que califican como “el libertinaje sexual” con objetivos comerciales.

“Las empresas farmacéuticas están medicalizando el sexo”, manifestó Leoneore Tiefer, directora del grupo opositor New View Campaign. Por su parte, un portavoz de la empresa FharmamedOut, rival de Sprout, afirmó que la discutida pastilla no es otra cosa que “un afrodisíaco mediocre con temibles efectos secundarios”.

Como quiera que sea la aprobación del discutido flibanserin es algo que se da por descontado y, ciertamente, es digno de aplauso. A partir de su entrada en vigencia la mujer ya no estará debajo del hombre en esto del sexo.
(Sin votaciones)
Cargando…