Inicio / Entrada de Blog / ¿Película caducada? Sí, gracias. Por (*) Txema Ruiz

¿Película caducada? Sí, gracias. Por (*) Txema Ruiz

La películas que se emplean en las cámaras de fotos son productos químicos y, como tales, están sujetas a procesos de degradación como consecuenc
Txema Ruiz, periodista de EFEfuturo/EFEverde, experto en fotografía y economía

Por Txema Ruiz (@txemaruiz).- La películas que se emplean en las cámaras de fotos son productos químicos y, como tales, están sujetas a procesos de degradación como consecuencia de factores como la humedad, el calor y el inexcusable efecto que el paso del tiempo tiene sobre cualquier compuesto orgánico.


Por eso, en cada carrete, el fabricante informa de la fecha de caducidad de la película, exactamente igual que pasa en las medicinas o los productos alimenticios. Sin embargo, así como los primeros, una vez caducados son inservibles y los segundos están totalmente desaconsejados para el consumo, no pasa lo mismo con los carretes.


Al frigorífico o al congelador






carrete de fotos Agfa caducada en 2005



Foto/EFE/Txema Ruiz





En realidad una película caducada se puede usar perfectamente si ha sido conservada en las condiciones adecuadas, por ejemplo en un refrigerador o incluso en el congelador. Lo importante es que haya estado lejos de focos de calor y de humedad, porque son sus peores enemigos, al igual que los cambios bruscos de temperatura.


El frío seco es la mejor forma de que se retrase su degradación y aún es mucho más útil la congelación, algo que saben la mayor parte de los aficionados. Películas con 20 años de antigüedad han dado excelentes resultados.


Si se conservan en el congelador hay que dejar pasar unas tres horas a temperatura ambiente antes de colocarlo en la cámara, usarlo en su totalidad en el menor tiempo posible y revelarlo de forma inmediata.


Pero, evidentemente, el resultado es siempre imprevisible y hay que ser conscientes de ello para que las posibles sorpresas no se conviertan en decepciones.


Reliquias


Otra de las ventajas de las películas caducadas es que son bastante más asequibles que las que no lo están. Hay ofertas en muchas tiendas especializadas y, por supuesto, en la venta por internet donde se pueden encontrar verdaderas reliquias de marcas que ya ni siquiera existen.


Entre éstas hay algunas veteranas que fueron fabricadas en la Unión Soviética, como son los casos de Svema o Tasma, y la muy conocida Orwo, de la extinta República Democrática Alemana, productos que ya entran en la categoría de verdaderas piezas de museo. Incluso son una maravillosa excusa para iniciar una colección.


Algunos trucos: es mejor usar películas de velocidad baja (el ISO más bajo hasta 100); también se puede forzar y, por ejemplo, si se usa un ISO 200, se puede exponer como si fuera un ISO 100. Los resultados son mejores, porque se corrige la pérdida de sensibilidad.


Es aconsejable usar blanco y negro en los casos de baja velocidad y se puede pasar a color o dispositiva en las rápidas (desde ISO 50).






diapositiva realizada con carrete Agfa caducado


Foto/EFE/Txema Ruiz







Ahora bien, si lo que se quiere es tener resultados experimentales lo mejor es una película de velocidad alta, por ejemplo un 400 ISO o superiores.


Caducadas pero útiles


Evidentemente es necesario advertir al laboratorio de que la película está caducada y se ha forzado para que adapten los tiempos de revelado, ya que son distintos.


En resumen, las películas caducadas, incluso si tienen muchos años, siempre que hayan sido bien conservadas, son perfectamente utilizables y una fuente de experimentación y creatividad.


Otras entradas de: Lo mío son las fotos

(Sin votaciones)
Cargando…