Inicio / Entrada de Blog / Peor el remedio que la enfermedad

Peor el remedio que la enfermedad

Hay que tener mucho cuidado con los remedios. Una simple aspirina puede aliviar un dolor de cabeza o combatir el peligro de un infarto. Pero también puede causar úlceras gástricas. De eso no hay dudas. Una inyección contra la osteoporosis puede ser milagrosa, contra ese mal que aqueja principalmente a las mujeres. Pero también causa enormes dolores de cabeza, en las articulaciones o en los huesos, reducción del calcio y hasta problemas hepáticos.
Aunque ciertos medicamentos curan o remedian enfermedades también causan muchos problemas en la salud de las personas. Lo que es peor, las farmacéuticas que las producen se cuidan mucho de ocultar el peligro.

En esto son cómplices las autoridades encargadas de regular el comercio de la medicina tanto en Europa como en Estados Unidos, según la revista British Medical Journal.

Las farmacéuticas no han llevado a cabo estudios cruciales sobre la seguridad de los medicamentos, los encargados de su control tampoco los han pedido y, por último, se ha negado el acceso a datos que podrían ayudar a disipar las dudas.

El mejor ejemplo son las medicinas que utilizan como base la sustancia química identificada como GLP-1 y que se aplican para tratar la diabetes tipo 2 a través del control del azúcar en la sangre.

Es sin duda un medicamento milagroso pues también podría suprimir el apetito y, por consecuencia, sería un instrumento muy efectivo contra la obesidad.

Hasta allí todo bien. Pero la investigación mencionada por la revista determinó que la bendita medicina también tiene “efectos no deseados de inflamación pancreática”, o un inminente peligro de cáncer.

Según la revista, ya se han publicado informes que denuncian los peligros pero las farmacéuticas no han realizado los correspondientes estudios de seguridad ni las autoridades los han pedido. Y no sólo eso. Se ha negado el acceso a datos que podrían disipar las dudas sobre la seguridad de estos medicamentos.

Diversas publicaciones sobre los peligros del medicamento han impulsado a las autoridades regulatorias en Europa y en Estados Unidos a investigar si contribuyen al desarrollo del cáncer pancreático, pese a que algunos científicos y, por supuesto, las farmacéuticas afirman que es un producto seguro y que la evidencia sobre su amenaza es muy débil.

No obstante, la revista menciona una investigación realizada por el profesor Peter Butler en la Universidad de California que reveló que animales que recibieron medicamentos basados en GLP-1 mostraron al poco tiempo cambios anormales, incluyendo lesiones precancerosas.

Asimismo, indica que tanto en Estados Unidos como en Europa se han confirmado casos de cáncer en pacientes que usaban los medicamentos GLP-1 aunque aclara que no se ha determinado que éstos sean el factor causante.

Los estudios plantean inquietantes preguntas sobre un posible vínculo entre estas medicinas contra la diabetes y el cáncer pancreático…..pero hasta ahora las autoridades no han dado una señal de alarma, dice la revista.

Sin embargo, señala que ya hay grupos de consumidores que piden que esas medicinas sean retiradas como remedio contra la diabetes y, sobre todo, que no se autorice su uso contra la obesidad.
(Sin votaciones)
Cargando…