Inicio / Entrada de Blog / Presentan a ‘Sally’, un robot para la desactivación de explosivos construido con prótesis para humanos de gran precisión

Presentan a ‘Sally’, un robot para la desactivación de explosivos construido con prótesis para humanos de gran precisión


 

Ha sido desarrollado por el Laboratorio de Física aplicada de la Universidad Johns Hopkins, en Laurel, Maryland.

Las nuevas aplicaciones de la tecnología para la construcción de robots con funciones específicas avanza a toda velocidad, reportando sorprendentes innovaciones. Es el caso de Sally, un nuevo robot de desactivación de explosivos desarrollado por el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, en Laurel, Maryland (Estados Unidos), que ha causado sensación entre la comunidad científica por la avanzada combinación de prótesis de última generación para humanos y elementos de robótica para humanoides que presenta.

El planteamiento del equipo científico ha resultado innovador en la medida en la que ha optado por utilizar miembros artificiales, diseñados para seres humanos víctimas de amputaciones, en lugar de desarrollar brazos y manos mecánicos específicamente para su robot. El resultado, de una sorprendente funcionalidad, es la Bimanual Dexterous Robotic Plarform, BDRP en la terminología científica y Sally en su rebautizada personalidad pública.

Este proyecto ha sido financiado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos –DARPA- que perseguía con él la creación de un robot artificiero, muy resistente, hábil y funcional en la desactivación de artefactos explosivos. El objetivo de la administración americana es enviarlo a los diferentes territorios en conflicto en Irak y otras zonas peligrosas para disminuir el número de víctimas mortales de su cuerpo de militares especializados en la desactivación de bombas, que asciende ya a más de 30 soldados durante los últimos años. Para conseguir su habilidad única en el manejo de objetos con mucha precisión, en Sally, integrado en el resto de su anatomía por piezas no demasiado refinadas –si bien prácticas para el acceso a lugares complicados geográficamente, del tipo de las que emplearía el popular monociclo urbano Segway-, los investigadores han empleado prótesis diseñadas para la instalación en humanos.

 



 

El ingenio resultante se dirige por control remoto, con un operador encargado de la conducción a lo largo del territorio, y un segundo responsable del manejo de los brazos y las manos, para lo que utiliza un guante especialmente diseñado para estas funciones desde el que se le transmiten las órdenes de movimiento al robot. Ese guante está equipado con una multitud de sensores que proporcionan un alto grado de control en tiempo real y que permite, incluso, el movimiento individualizado de cada una de las articulaciones de los dedos del nuevo ingenio. Esta innovadora función no sólo habilita la interacción con objetos diferentes al mismo tiempo, sino que aporta un grado de precisión tal como para que Sally pueda coger un documento de identidad con su mano, al estilo de lo que haría un agente humano durante un control policial en la carretera.

La utilización de elementos mecánicos especialmente diseñados para personas hace que Sally, que en las imágenes aparece como una combinación del robot de la película ‘Cortocircuito’ y algunos otros ingenios de ficción como el dibujo animado ‘Wall-E’, tenga una cierta apariencia humana en sus movimientos. Precisamente, es la incorporación de esos elementos pensados para dar una mayor movilidad a los pacientes con amputaciones la que marca la diferencia cuando el robot del departamento de Defensa estadounidense alcanza su objetivo: gracias a ellos, Sally tiene una movilidad con 42 grados de libertad en sus brazos, tres en el cuello, tres en el torso, dos en la plataforma móvil y 17 en cada una de sus manos. Este alto nivel de precisión y de funcionalidad es, finalmente, el que hace pensar que, en casos de necesidad extrema, el robot podría ser utilizado para llevar a cabo el control de identificaciones en la entrada de las bases situadas en las zonas más peligrosas del mundo.

Crédito fotográfico:  Sally incorpora prótesis para humanos, lo que hace que el grado de movilidad de sus brazos y manos sea de una precisión nunca antes vista en robots. Imagen cortesía de John Hopkins.
(Sin votaciones)
Cargando…