Inicio / Entrada de Blog / Samsung SSD 840 EVO da sus primeros pasos

Samsung SSD 840 EVO da sus primeros pasos


Samsung SSD 840 EVO viene a solucionar un problema habitual. Todos hemos experimentado lo frustrante que es arrancar el ordenador y tener que esperar a que el sistema termine de cargar los elementos necesarios para estar disponible, o de repente ver cómo nuestro equipo se vuelve cada vez más lento con el uso y las aplicaciones instaladas. En este sentido, aunque probablemente no somos conscientes de ello, a veces el problema viene determinado por el disco duro que tenemos instalado, que no es capaz de leer y escribir información lo suficientemente rápido como para darle al PC la soltura necesaria.

Para paliar este problema contamos con los discos de estado sólido (SSD, o Solid State Disc). Se trata de unidades de almacenamiento basadas en memoria flash, y que nos aportan muchas ventajas con respecto a los discos duros tradicionales (Hard Disc Drives).

Uno de los últimos fabricantes en lanzar soluciones de almacenamiento basadas en la tecnología SSD para el mercado de consumo ha sido Samsung, que acaba de presentar la nueva gama Samsung SSD 840 EVO, una familia de discos flash que ofrece modelos desde 120 GB hasta 1 TB de capacidad. Nosotros hemos tenido la oportunidad de analizar el modelo de 750 GB (MZ-7TE750), y a continuación ofrecemos nuestras conclusiones a nivel de ligereza, robustez, bajo consumo energético y rendimiento.

samsung ssd 840 evo

Concretamente, el modelo MZ-7TE750 pesa tan solo 52 gramos y se presenta en formato de 2,5 pulgadas con interfaz SATA III (hasta 6 Gbps, además de ser compatible hacia atrás, con interfaces SATA 3Gbps y SATA 1.5Gbps). La serie Samsung SSD 840 EVO resulta muy sencilla de instalar tanto en ordenadores portátiles como de sobremesa (la caja del producto incluye, además de un cable Serial ATA, un conversor desde esta interfaz a entornos USB 3.0, así como los soportes y la tornillería necesaria). Junto a esto, el kit viene acompañado por el software Install Navigator, que nos ayuda en la transición de la información desde el disco duro existente hacia el Samsung SSD 840 EVO, y también se complementa con la herramienta Data Migration Tool 2.0, que se encarga de copiar los datos adicionales que tengamos, e incluso puede mover, de manera automática, los datos multimedia a una unidad externa, en caso de que su capacidad exceda de la que ofrece el propio disco SSD.

Samsung SSD 840 EVO, una gama cargada de mejoras


Junto a esto, además de las ventajas comunes que tienen todos los dispositivos basados en SSD, cada fabricante trata de ofrecer sus propias mejoras. En este sentido, en el caso de la familia Samsung SSD 840 EVO, con el fin de mejorar el rendimiento del sistema, Samsung incorpora 1 GB de memoria caché de tipo LPDDR2, que complementa con la tecnología TurboWrite (desarrollada por la propia firma), y que aporta mayor velocidad de escritura secuencial gracias a la incorporación de un buffer específico (el modelo MZ-7TE750 tiene un buffer de 9 GB de capacidad), donde el sistema va guardando temporalmente información, de tal forma que el rendimiento se mantenga constante. La mejora es sustancial, ya que, fuera del a influencia de la tecnología TurboWrite la velocidad de escritura es de 420 MB/s, mientras que en su radio de acción esta medida se eleva hasta los 520 MB/s.

Otra de las mejoras pasa por el nuevo controlador MEX, encargado de la organización de los componentes incluidos en el sistema, y que en este caso se trata de un chip con 3 núcleos de procesamiento a 400 MHz (100 MHz más que los modelos predecesores). Esto, junto al firmware mejorado, según cifras de Samsung, permite que la familia 840 EVO desarrolle hasta un 33 por ciento más de rendimiento a nivel general. Para probar un caso real, nosotros usamos la interfaz USB 3.0 y copiamos 41,4 GB de información en 7 minutos y 17 segundos (a un ritmo de casi 6 GB por minuto), con unos picos de transferencia máximos de 109 MB/s, y una media de 102 MB/s.

A nivel de funcionamiento, otra de las ventajas que tienen los dispositivos SSD (y el modelo MZ-7TE750 en concreto) es que, al no contener piezas en movimiento en su interior, no necesitan mover elementos mecánicos, lo que se traduce, por un lado, en un menor consumo energético y por el otro elimina la necesidad de disipar el calor interior, ya que prácticamente no se producen cambios de temperaturas (lo que, a su vez, elimina el riesgo de fallos producidos por el desgaste en las piezas). Precisamente por eso, la información se almacena de un modo más seguro, ya que, si eliminamos las piezas mecánicas añadimos una mayor tolerancia a fallos, golpes externos o golpes de calor. De hecho, en este sentido, el sistema incluye la tecnología Dynamic Thermal Guard, igualmente desarrollada por Samsung, y que se encarga de regular el uso de electricidad y potencia en caso de encontrarse con un incremento de calor en el interior, asegurándose de proteger los datos en todo momento.

En definitiva, la gama Samsung SSD 840 EVO aglutina todas las ventajas que aporta la tecnología SSD, y además consigue mejorar el rendimiento final a través de una serie de componentes y añadidos que la compañía Coreana ha desarrollado específicamente.

Los precios de la gama varían en función de las capacidades, pero concretamente el modelo de 750 GB que hemos utilizado para el presente análisis ronda los 410 euros.
(Sin votaciones)
Cargando…