Inicio / Entrada de Blog / Prueban la existencia de viento en el espacio

Prueban la existencia de viento en el espacio

Prueban la existencia de viento en el espacio
 

 

Más de veinte años después del planteamiento teórico del viento en el espacio, un estudio ha suministrado la primera prueba de su presencia. Los datos, recogidos por la nave espacial Cluster, de la Agencia Espacial Europea, revelan la existencia de viento plasmasférico, así denominado porque causa pérdida de material de la plasmasfera, región localizada en la parte alta de la atmósfera terrestre. Los resultados se han hecho públicos en un artículo editado en “Annales Geophysicae”, revista de la Unión Europea de Geociencias.

“Después de un largo escrutinio de los datos, ahí estaba, un viento lento pero constante, la liberación de alrededor de un kilogramo de plasma por segundo en la magnetosfera externa: lo que corresponde a casi 90 toneladas cada día. Sin duda fue una de las sorpresas más agradables que jamás he tenido”, explicó Iannis Dandouras, del Instituto de Investigación en Astrofísica y Planetología de Toulouse (Francia).

La plasmasfera, una región de partículas cargadas, ocupa la parte interior de la magnetosfera de la Tierra, que está dominada por el campo magnético del planeta. Para poder detectar el viento, Dandouras analizó las propiedades de estas partículas. Gracias a la información recopilada por la nave y tras desarrollar una técnica de filtrado para eliminar las fuentes de ruido, buscó el movimiento del plasma a lo largo de la dirección radial.

Los datos evidenciaron un viento constante y persistente que lleva alrededor de un kilo de materiales hacia el exterior de la plasmasfera cada segundo a una velocidad de más de 5.000 km/h. Este movimiento fue continuo, incluso cuando el campo magnético de la Tierra no estaba siendo perturbado por partículas energéticas procedentes del Sol. Lo que no pasaba de una mera predicción ahora es una realidad. Nunca pudo detectarse pues se trata de un fenómeno débil para el que se necesitan instrumentos muy sensibles.

El viento contribuye a la pérdida de material de la capa de la atmósfera superior de la tierra y, al tiempo, resulta una fuente de plasma para la magnetosfera exterior por encima de ella. “El viento plasmasférico es un elemento importante en el balance de masa de la plasmasfera, y tiene implicaciones sobre el tiempo que se necesita para llenar esta región después de que se erosiona tras una perturbación del campo magnético del planeta”, aclara Dandouras.

La plasmasfera, el depósito de plasma más importante dentro de la magnetosfera, desempeña un papel relevante en la dinámica de los cinturones de radiación de la Tierra, auténtico peligro para satélites y astronautas. El material de la plasmasfera también puede provocar el retardo en la propagación de las señales GPS. De hecho, Michael Pinnock, editor jefe de “Annales Geophysicae”, estima que el valor del hallazgo tiene aplicaciones en el campo de las telecomunicaciones.
(Sin votaciones)
Cargando…