Inicio / Entrada de Blog / ¿Que coste tendría un accidente nuclear grave en España? Por Carlos Bravo (Salvia)

¿Que coste tendría un accidente nuclear grave en España? Por Carlos Bravo (Salvia)

Archivo. Marcha por Berlín, bajo la consigna de

Pues no lo sabemos, al menos oficialmente. Que se sepa en España nunca se ha presentado por parte del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) o del Gobierno un estudio al respecto.


No así en otros países, entre ellos nuestra vecina Francia, cuya Autoridad de Seguridad Nuclear (ASN) recuerda a menudo públicamente que “un accidente  nuclear es posible en Francia” y, en consecuencia, el Instituto para la Protección Radiológica y la Seguridad Nuclear (IRSN), dependiente del gobierno galo, ha elaborado al menos dos informes, cuyas principales conclusiones destacaremos a continuación.


 


Uno de ellos, el más antiguo, fue elaborado en 2007, y se mantuvo en secreto hasta hace poco, cuando se ha sabido de su existencia gracias a una filtración a los medios de comunicación. El otro, el más reciente, se hizo público de forma oficial en febrero de 2013, unas semanas antes de que se produjera la mencionada filtración periodística. Ambos dan mucho que pensar.


 


Un accidente nuclear grave en Francia sería una catástrofe europea inmanejable, es la conclusión de este ultimo informe que más han destacado los medios de comunicación franceses tras su presentación por el IRSN. Según este estudio el coste de un accidente nuclear grave oscilaría entre los 120.000 millones de euros (M€) (un accidente de nivel 6 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares, INES) a 430.000 M€ (un accidente de nivel INES 7, el máximo, como Fukushima o Chernóbil), generaría una media de 100.000 refugiados radiológicos y la contaminación transfronteriza estaría asegurada.En comparación, el naufragio del petrolero Erika, en las costas de Bretaña, uno de los peores de la Historia, supuso un coste de unos 2.000 M€.


 


El informe secreto



Al margen de la discusión sobre la probabilidad de la ocurrencia de un accidente nuclear grave, lo cierto es que cuando éstos se producen sus costes son inmensos. Tan alto es ese coste, que el Gobierno francés, cuando conoció el informe del IRSN de 2007
, decidió mantenerlo en secreto. Pero, tras ser filtrado recientemente a Le Journal de Dimanche, se ha visto obligado a hacerlo público de manera oficial.



En este estudio, que basa su escenario en la central nuclear de Dampierre, en el centro de Francia, los costes son los siguientes: para un accidente severo, entre 40.000 y 205.000 M€ y, en caso de un accidente grave, entre 300.000 y 5.800.000 M€ (es decir, 5,8 billones de euros). Resultan también escalofriantes las cifras de superficie contaminada radiactivamente y de ciudadanos afectados (los números varían significativamente según las condiciones meteorológicas elegidas en los escenarios): la zona de exclusión supondría un 8,75% del territorio francés en caso de mal tiempo (3,5 veces más que en caso de condiciones atmosféricas más favorables); fuera de la zona de exclusión quedaría contaminado un 161,5% del territorio (17 veces más que con buen tiempo); 5 millones de evacuados de la zona de exclusión, 2,5 millones de personas viviendo en áreas con altos niveles de radiación y otros 90 millones viviendo en terrenos menos contaminados (más del 20% de la población de la Unión Europea). El mapa de contaminación radiactiva resultante muestra que ésta alcanzaría, principalmente, a Alemania (casi por entero), Bélgica, Luxemburgo y Holanda.


 


Las cifras hablan por sí solas. La horquilla existente va, pues, en caso de accidente grave, entre los 430.000 M€ (informe 2013) -casi un 25% del Producto Nacional Bruto (PNB) de Francia- y los 5,8 billones de euros (informe 2007), es decir más de 3 veces su PNB. Tan sólo desde el punto de vista financiero, sería inasumible. No sólo para Francia, que prácticamente dejaría de existir económicamente tal cual la conocemos, sino para el resto de la Unión Europea.


 


Y ello tan sólo por el accidente en una central nuclear. Son datos a tener en cuenta, muy en cuenta, especialmente por los Gobiernos, a la hora de hablar de planificación energética.


Carlos Bravo (Salvia)
(Sin votaciones)
Cargando…