Inicio / Entrada de Blog / ¿Qué fue de las werlisa? Una pequeña historia de tecnología española (1)

¿Qué fue de las werlisa? Una pequeña historia de tecnología española (1)

¿Qué fue de las werlisa? Una pequeña historia de tecnología española (1)
Txema Ruiz, periodista de EFEfuturo/EFEverde, experto en fotografía y economía

Por Txema Ruiz (@txemaruiz) Cuando se habla en pretérito del mundo de la fotografía vienen a la mente las marcas alemanas que durante años fueron las más cotizadas por aficionados y profesionales. Por contra, pocos pensarían en Vic (Barcelona) como un referente de la industria fotográfica y, sin embargo, lo fue durante 36 años.



Las werlisa



Hace unos 60 años en esa localidad catalana surgió Certex que, sin duda, ha sido la empresa nacional de fabricación de cámaras más importante que ha tenido España. Una firma nacida en el ámbito familiar que tenía su sede, curiosamente, en la calle de la Industria de la capital de la comarca de Osona.


La fundación de Certex, que data de 1952, vino de la mano del farmacéutico profesional y fotógrafo vocacional Francesc Xavier Bach y Puigrefagut (Vic, 1902-1979), quien fue presidente de la sociedad y que contó con la inestimable ayuda de Pablo Wehrli, un suizo afincado en Barcelona, quien era un distribuidor de productos y editor de la revista especializada en fotografía y cine Werli Información.


Las primeras cámaras que salieron de la factoría de la calle de la Industria no fueron enteramente de producción propia, sino unos modelos basados en los de otros fabricantes. Concretamente fue la Certex Digna (similar a la alemana Dacora digna) la que dio origen a una historia que acabó tristemente en 1988.



Tecnología española


Los años 1952 y 1953 fueron en España de lanzamientos importantes: nada menos, entre otros, que empezó la producción de los primeros modelos de la automovilística Seat y el 4-4 de Renault.


Había que motorizar a una ciudadanía que empezaba a demandar productos de consumo: un automóvil para poder viajar y una cámara para inmortalizar ese primer viaje en un país donde todavía los productos fotográficos se vendían en las droguerías, según cuenta Toni Bover en su obra “de la grisor al cromatisme, 50 anys de fotografía a Osona”.


Xavier Bach era farmacéutico pero su afición a la fotografía pudo más que su profesión y se dedicó a esta afición a partir de 1940, cuando vendió la farmacia y montó su estudio fotográfico en el entresuelo de su casa, ha contado a EFE Anna Puntí, autora del libro “Fotografia històrica de Vic”.


Xavier Bach tenía un amigo suizo que ya en aquella época de escasez se podía permitir el lujo del mecenazgo como lo demuestra una información publicada en el diario ABC.


En su edición del 11 de noviembre de 1953, el rotativo de Madrid informó de que se habían fallado los premios a las mejores fotografías o reportajes gráficos con motivo de la segunda Exposición Nacional de Fotografías de Prensa que se había inaugurado el primer día de ese mismo mes.


El segundo, que lo ganó José María Díaz Casariego (1905-1970) consistió, según ABC, en un flash donado por Pablo Wehrli y cuyo valor era de 12.500 pesetas (de 1953).


Dejamos de momento aquí el relato para más adelante explicar la evolución de Certex y si final.



txr




Vull agrair a Anna Puntí la seva col·laboració inestimable per a la realització d’aquest treball.



(Sin votaciones)
Cargando…