Inicio / Entrada de Blog / Riqueza en las alcantarillas

Riqueza en las alcantarillas

Si alguien le dijera a usted que podría hacerse rico si mete las manos en los desechos humanos que corren por las alcantarillas seguro que, a punto de vomitar, le diría que está totalmente loco. “!Qué asco!”

No tanto, según un artículo que publicó recientemente la revista Discover en Estados Unidos. En los excrementos, además de otros residuos biológicos, hay oculta una riqueza de oro y platino, principalmente.
Científicos de la Universidad del Estado de Arizona calculan que como media, cada año, una ciudad de un millón de habitantes vierte por los inodoros y otros conductos de eliminación de desechos diversos metales preciosos por un valor de 13 millones de dólares.

No está mal (para ser pura mierda), según su estudio que publica este mes la revista Environmental Science and Technology.

Por supuesto, los científicos advierten de inmediato de que hasta ahora no se ha determinado si la extracción de estos metales que recorren las alcantarillas es una tarea que tenga una posibilidad verdaderamente económica. Pero no dejan de recomendar que habría que estudiar si, en realidad, los excrementos son una “materia prima” más que un desecho. 

Unos agentes de la Policía de Nueva York buscan un anillo de oro que una mujer (i) extravió. 2011. EFE/Fredy Álvarez.


 

Hay que sacarse el sombrero y saludar a estos científicos que para llegar a sus conclusiones tuvieron en 2001 que recoger su “material de estudio” y analizar miles de muestras de biosólidos en el marco de un estudio ordenado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Esas muestras provenían de 94 plantas de tratamiento de aguas servidas ubicadas en 32 de los 50 estados del país y actualmente se encuentran muy bien “atesoradas” en el Depósito Nacional de Biosólidos de Arizonas.

En su estudio, los científicos analizaron cada muestra de biosólidos mediante un espectrómetro de masa que identificó sus elementos ionizados mediante un proceso de supercalentamiento. Esto les permitió identificar 13 minerales en el material de las alcantarillas, entre ellos oro, platino, plata y cobre.

En términos comerciales, sin embargo, el resultado no fue como para que uno piense en la creación de una empresa “de mierda” pero lucrativa: cada tonelada métrica de desechos contenía estos 13 metales preciosos cuyo valor total alcanzaba apenas a 280 dólares. Dicho de otra forma, cada tonelada métrica arrastraba por las alcantarillas 16 gramos de plata y apenas 0,3 gramos de oro.

Costo económico de extraerlos


Peor aún. Estos metales preciosos y otros minerales se encuentran en los desechos biológicos en forma microscópica y, por supuesto, el costo económico de extraerlos no satisfaría los proyectos comerciales de ninguna empresa.

En términos globales, estos excrementos podrían tener mejor olor. Los científicos indican que los metales depositados en aguas servidas provienen de aparatos electrónicos, joyas, minería y catalizadores industriales y calculan que cada año se acumulan 360 toneladas de oro en todas las alcantarillas del mundo.

Con bastante éxito se han hecho grandes esfuerzos por reducir el volumen de aguas servidas en muchos países. Pero éstos no han logrado disminuir la proporción de metales y minerales lo cual constituye un incremento en la concentración de contaminantes.

Por otra parte, la extracción de elementos útiles de las alcantarillas no es una cosa nueva. Desde hace 90 años la Dirección de Alcantarillados de Milwaukee aprovecha el fósforo y el nitrógeno del excremento para producir fertilizantes y una planta de tratamiento de aguas servidas en Japón extrae oro mediante la incineración de los desechos biológicos humanos.

Sin duda, este estudio tiene mal olor. Pero no se puede negar que a uno le hace pensar que la riqueza puede encontrarse en los lugares menos sospechados.
(Sin votaciones)
Cargando…