Inicio / Entrada de Blog / Robots contra monstruos, un “clásico” a la española

Robots contra monstruos, un “clásico” a la española

<p>Jonathan Ponce de Haro. EFE/Pedro Pablo G. May</p>
Sueños de acero fundido (Palabras de Agua editorial) es una “antología necesaria” porque “en España nadie se atreve con el subgénero de los robots”, pese a ser “básico” en la Ciencia Ficción, según Jonathan Ponce de Haro, uno de los autores encargados de la coordinación de este libro.

El argumento gira en torno a una joven alterada genéticamente y adiestrada durante toda su vida para pilotar robots gigantes de guerra que se convierte en la última esperanza para derrotar a una horda de monstruos que surge de las entrañas de la Tierra.

“Es una historia muy buena, que combina grandes máquinas contra monstruos de otro tiempo”, ha explicado Ponce de Haro a Efe, gracias a los dos puntos fuertes de su elaboración: el tema a tratar y el mecanismo de selección del texto final.

El contenido es “novedoso” pues “casi no existen historias publicadas por escritores españoles con los robots como tema central” y además se ha dotado al argumento general con “un enfoque realista” partiendo de hechos como la perforación científica de la corteza terrestre en Kola (Rusia) que permitió superar los 12 kilómetros de profundidad en 1989 y a día de hoy sigue siendo el más profundo de los pozos practicados por el ser humano.



En cuanto a la elección de textos, Ponce de Haro coordinó, junto a Sergio Pérez Corvo y Pau Varela, a un total de trece personas que participaron en el proyecto, tanto en relatos como en ilustraciones, para conformar un mismo hilo conductor de la historia a través de sucesivos relatos.

“El mecanismo de selección fue muy fuerte”, recuerda este compilador, pues “cada autor escribía en torno a unas 50.000 palabras de las cuales se evaluaban en común las tres versiones que más nos gustaban y luego se trasladaban al editor, que escogía la mejor entre esta terna”.

Esta forma de trabajar se apoyó en grupos de trabajo de Facebook “donde nos conocimos” como red común para intercambio de ideas y escritos y se empleó “capítulo tras capítulo” a lo largo de año y medio de “trabajo duro, que terminamos con un gran desgaste…, pero a cambio aseguramos un nivel muy alto de calidad”.

Un mecanismo similar se aplicó para las ilustraciones que completan la obra y que están incluidas en cada capítulo, la mayoría de los cuales cuenta con dos dibujos.

Por ello resulta difícil concluir si ‘Sueños de acero fundido’ es una antología novelizada o una novela dividida en relatos, aunque Ponce de Haro prefiere definirla como “una novela a varias manos, una sola historia pero con las aportaciones y la sensibilidad de cada participante, un experimento extraño pero de cuyo resultado final estamos contentos”.



Además de los citados, el resto de participantes en este proyecto son Francisco José Palacios Gómez, Luis G. Soler, Aniel Dominic, David Cantos Galán y Rubén Giráldez en los textos y Daniel Medina Ramos, Carlos Gregorio Simón Godoy, Conrado Martín, Rubén Megido Sánchez y Claudio Sánchez Viveros en las ilustraciones.

La obra refleja las influencias recibidas por todos ellos a través de la animación japonesa en series como Mazinger Z o Evangelion, el cine de samuráis o el terror lovecraftiano recopilado en los mitos de Cthulhu.

“Este proyecto tiene más mérito cuando se considera que somos autores casi sin experiencia, aunque tuvimos una guía muy buena gracias a la editorial, sobre todo con la ayuda de Juan de Dios Garduño y Ana Coto, a los que les gustó mucho la idea”, recuerda Ponce de Haro.

Aún así, “en nuestro grupo hay dos o tres escritores con un nivel alto ya de por sí” y “en mi caso, me gustaría seguir escribiendo pero no quiero apresurarme…, tengo mucho que leer y aprender” y además “estudié pedagogía, así que defiendo a ultranza la metodología, ir paso a paso”.

 
(Sin votaciones)
Cargando…